Más recientes

Contraloría detectó sobrecostos, sin ninguna justificación, por US$ 150 millones y un posible retraso de 15 meses en la obra (a cargo del consorcio integrado por la peruana Cosapi, tres firmas italianas y dos españolas).