Más recientes

Ministros de Finanzas, reunidos por la Junta de Gobernadores, sellan lo que ha sido considerado como el más ambicioso acuerdo en los últimos 50 años para acabar con los abusos fiscales de las grandes firmas.