El Perú no solo es el cuarto país en emprendimiento en Latinoamérica, sino que sus propios emprendedores y emprendedoras (más del 71%) consideran que el país ofrece las oportunidades necesarias para desarrollar una idea, un negocio, y crear valor.

Pero quizá el dato más importante de las cifras del Global Entrepreneurship Monitor sea que los peruanos y peruanas en sí (más del 87%) no solo se consideran emprendedores por naturaleza sino también capacitados para llevar ese emprendimiento al éxito.

Nuestro impulso para salir adelante está por encima del promedio en la región. Es decir: tenemos un gran espíritu de triunfo, y menos miedo al fracaso.  

La autonomía es una cualidad que caracteriza ese espíritu. Y dentro de esa línea, la venta directa ha sido una de las vías de mayor apertura y oportunidades para las emprendedoras peruanas.

En el rubro, por ejemplo, el Perú alberga alrededor de 647 mil empresarios independientes que generan 2.205 millones de soles en ingresos (CAPEVEDI, 1S - 2018). Y de esta cifra, casi la mitad está relacionada a la facturación en cosméticos.

El ratio es contundente: mientras que en América Latina solo es el 26%, una de cada dos transacciones de venta directa en nuestro país implica la comercialización de un perfume o una crema hidratante. 

El cuidado del cuerpo en todas sus dimensiones ha sido impulsado por las consultoras peruanas. De hecho, Perú ocupa el primer lugar en la región y número 11 en el mundo en cuanto a negocios dirigidos por mujeres, con 28%.

Natura, por ejemplo, moviliza a 90 mil consultoras con una oferta de 850 productos en la categoría de cosméticos. Y cada una de ellas se relaciona con aproximadamente 20 consumidores. Natura decidió así marcar una fecha conmemorativa este 22 de setiembre, como el Día de la Consultora de Belleza.