¿Qué significa que la política principal de su universidad sea la sostenibilidad?

La universidad ha sido concebida para formar profesionales que sirvan al desarrollo integral y sostenible del país. La sostenibilidad está inserta en los aspectos ambientales, económicos y sociales. En ese sentido,enseñamos a los estudiantes la importancia del cuidado del ambiente. Propiciamos la formación multidisciplinaria y ejecutamos programas dedesarrollo y de responsabilidad social en diversas áreas del país porque consideramos el enorme potencial de la megadiversidad geofísica, biológica,cultural y étnica. Esto es un gran reto, ya que somos el tercer país del planeta más vulnerable a los impactos del cambio climático.

Uno podría pensar que la educación ambiental que promueven se aplica únicamente a las ciencias de la salud o en las ingenierías.

Somos la única universidad que ha hecho obligatorio el curso de Educación Ambiental para todas las carreras. Ha sido diseñado para que los estudiantes conozcan los principios fundamentales y la importancia de esta coyuntura ambiental, así como mega diversidad del país y su importancia para la mitigación del cambio climático. Pero también para que, a través de la gestión de prácticas muy simples para el entorno familiar o vecinal, contribuyan con la conservación del ambiente y, por qué no decir, con la economía familiar.

¿Esa política ambiental también se traduce en su infraestructura?

El campus principal está en Villa el Salvador y somos vecinos de un área protegida de mucha importancia, como es el Refugio de Vida Silvestre Pantanos de Villa. Allí realizamos diferentes investigaciones, y cuidamos que nuestro campus no lo impacte. Aun cuando las autoridades realizan esfuerzos para asegurar la conservación de los pantanos, todavía debemos continuar investigando y desarrollando programas que permitan mitigar los impactos antrópicos en dicha área.

Por otro lado, estamos en proceso de implementar medidas de bioclimatización en nuestros ambientes. Ya tenemos algunos pabellones con instalaciones que evitan el uso de aire acondicionado. También contamos con un programa integral de reciclaje de agua y residuos sólidos.

¿Hacia dónde están dirigiendo sus esfuerzos de investigación?

En el campus de Villa El Salvador hemos inaugurado dos edificios con nuevos laboratorios. Uno de ellos es el de Medicina Veterinaria y Zootecnia, con equipamiento de primer nivel para hacer cirugía y otro tipo de diagnósticos, así como exámenes de animales mayores y menores. Por otro lado, poseemos un nuevo laboratorio de Biología Marina y también de Ingeniería Acuícola. Tenemos una buena alianza con la empresa Vitapro y estamos investigando los cultivos hidrobiológicos. También tenemos alianzas con universidades extranjeras que nos permiten trabajar otro tipo de investigaciones en bioquímica de recursos naturales, tanto desde el punto de vista farmacológico como desde el preventivo y curativo de diversas enfermedades infectocontagiosas o degenerativas, así como también con fines alimentarios o industriales.

Poseemos uno de los laboratorios mejor equipados del país para trabajar a escala molecular con células madres, y también laboratorios de cómputo con software para estudios de sistemas de información geográfica, administración de negocios y bioinformática, entre otros. Además, realizamos investigaciones sobre enfermedades tropicales, que para nuestro país son especialmente importantes por su ubicación y vulnerabilidad. También trabajamos marcadores moleculares para la selección de razas de animales domésticos con potencial para la producción de carnes y biomarcadores para la detección de cáncer de mama, entre otras líneas de investigación. 

Ustedes se acercan al cronograma de licenciamiento que la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) exige. ¿Están preparados para ello?

Si bien nosotros tenemos la licencia definitiva, que hace 19 años fue otorgada por el ex Consejo Nacional para la Autorización de Universidades (Conafu), ahora con la nueva Ley Universitaria es necesario que nos volvamos a licenciar. El licenciamiento es un tema que estamos trabajando de acuerdo a lo dispuesto por la Sunedu.

¿Diría que la Sunedu es más exigente que la Conafu?

Es diferente, han pasado casi veinte años y el país y el mundo ha cambiado. La Universidad Científica del Sur está más asentada y posicionada, con un número muy diferente de estudiantes y docentes. Tenemos una infraestructura mucho mayor, con un campus de 100 mil metros cuadrados. Es difícil de comparar. Cuando la universidad se licenció con la Conafu, teníamos tres carreras, empezando con Medicina Humana. Ahora tenemos prácticamente 20 carreras, más los programas de posgrado.

¿Cómo han conseguido que carreras como Medicina Humana o Ingeniería Ambiental compitan el liderazgo con otras universidades importantes en el país?

Empezamos con el ejemplo extraordinario del doctor Fernando Cabieses, un connotado profesional a nivel internacional, con una enseñanza diferente de la medicina, mucho más enfocada en que el estudiante y profesional conozcan no solo de técnicas, sino que sepan realmente a fondo cómo diagnosticar los problemas y ayudar al paciente de todo nivel socio económico. Su lema era: “Formamos profesionales que piensan con el cerebro; pero responden con el corazón”. Hemos tenido muy buena acogida en ese sentido. Además, contamos con equipos de última generación en la Clínica de Simulación, que permiten a los estudiantes llevar a la práctica los conocimientos teóricos.

En el caso de Ingeniería Ambiental, es una carrera relativamente nueva que empezó en el 2008 y en el 2016 ya estaba acreditada internacionalmente. Hemos desarrollado mecanismos para interactuar con diversas instituciones nacionales e internacionales. Uno de nuestros estudiantes, por ejemplo, se fue a una de las universidades más prestigiosas en el mundo, la Universidad de Helsinki, en Finlandia. Otros han realizado pasantías en países de Europa y América. Además, la carrera de Ingeniería Ambiental estableció que todos sus egresados se titularan con el desarrollo de una tesis, promoviendo la investigación entre sus docentes y estudiantes. Se trata de investigaciones en diversas áreas, como la contaminación del aire, el impacto del fenómeno del Niño en la biofauna marina, el reciclaje de residuos sólidos no tradicionales, así como estudios en la Antártida gracias a convenios con investigadoresinternacionales. Nuestros jóvenes profesionales son altamente competentes y porconsiguiente demandados por importantes empresas privadas o instituciones delEstado.

¿Cuáles son los planes de la universidad para el 2017?

Estamos trabajando la acreditación de todas carreras que ofrece la universidad. Todos están preparados para dar ese gran paso, el cual se inicia con un proceso profundo de autoevaluación, en el que participan los representantes de toda la comunidad universitaria.

 Encuéntra la revista Poder en quioscos, supermercados y librerías. Toda la información aquí: http://bit.ly/2nwW8cL