Junto con seis compañeros universitarios, Sandra Mori vio en el ichu, pasto que crece en los andes peruanos, una alternativa que podría reemplazar la fibra de vidrio por un componente menos contaminante y costoso. Este grupo de futuros ingenieros Life Hackers de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC) ha conseguido que este recurso natural sirva para construir la primera tabla de surf hecha con fibra de ichu.

¿De dónde parte la idea de usar ichu para fabricar fibra técnica o procesada?

Principalmente, sabíamos que el ichu es una planta abundante que crece por sí sola, no necesita cuidados especiales ni fertilizantes y, por lo tanto, su costo de adquisición es muy bajo porque se encuentra en grandes cantidades en el altiplano, a partir de los 3,000 m.s.n.m. Además, considerando algunas características de esta fibra natural trabajamos en la producción de fibras técnicas o procesadas de este insumo. Esto, con la finalidad de que se convierta en una alternativa que podría reemplazar las fibras industriales existentes, como la de vidrio, que son muy contaminantes desde su producción hasta su fin.
Buscamos dar valor a este recurso natural, el ichu, lo que además tiene un impacto ambiental y ecológico bastante positivo y grandes ventajas competitivas frente al uso de otros materiales de características industriales. Incluso en el ámbito social puede tener un impacto importante, pues si se empezase a cultivar el ichu, las comunidades altoandinas donde crece esta planta podrían verse beneficiadas con el comercio.
Por otro lado, quisimos asociar el gran potencial del ichu a un deporte como el surf, con el súper alcance que tiene, pues nos permite revalorizar este recurso natural que abunda en nuestra sierra y, a su vez, poner en el lugar que se merece al surf, que por historia es peruano. 

¿Quiénes participan en la investigación de la creación de la fibra técnica de ichu?

Somos un equipo conformado por alumnos y profesores de las carreras de Ingeniería Industrial, Ingeniería Química e Ingeniería Mecánica. Concebimos este proyecto de trabajar con el ichu, investigarlo como recurso natural e idear un proceso propio para convertir la fibra natural en fibra procesada que sirva para distintas aplicaciones. Nos encargamos de la recolección y selección de las mejores fibras en su entorno natural, el Cusco, las cortamos sin raíz y, tras un procedimiento delicado de lavado y secado en hornos a temperatura especial, obtuvimos la fibra procesada.
Este proceso de producción de la fibra de ichu ocurre en laboratorios especializados de UTEC, donde se ha estado trabajando  en el prototipo de fibra de ichu con la que se puede construir una tabla de surf. Además, cabe resaltar que la tabla fue probada con grandes resultados por los reconocidos surfers Álvaro Malpartida y Jhonny Guerrero, este último de la ONG Alto Perú.

¿Qué sucede después? ¿Quién se encarga de la elaboración de la tabla de surf con fibra de ichu?

Se contó con el trabajo de un shaper o modelador peruano especialista en fabricación de tablas de surf. Le entregamos la fibra procesada de ichu y procedió con la conceptualización del proceso y elaboración de la tabla. Además, al ser una tabla híbrida, también se usó madera reforestada para su base, luego se diseñó y posteriormente se revistió con el ichu procesado bañado en una resina especial. Finalmente, se procedió con el lijado y la colocación de los logos para su correcto uso. De esta manera, obtuvimos la primera tabla de surf hecha con fibra de ichu.

Puedes leer el artículo completo en la edición impresa de Poder. 


El surf no es hawaiano, es peruano


Tabla de surf de fibra de ichu