Por Francisco Bardales

El alarmante crecimiento del número de crímenes contra la integridad y el patrimonio, además del sicariato, han amenazado gravemente la convivencia pacífica de una ciudad que se preciaba de ser tranquila y apacible. El Porvenir (Pampachica) es un barrio muy transitado de Iquitos, donde hasta no hace mucho los robos, asaltos, prostitución y venta de drogas dominaban la vida cotidiana de sus habitantes y los mantenían en zozobra. 

La inseguridad se ha convertido en uno de los problemas más álgidos que azotan la Amazonía. Según el INEI, entre los años 2013 y 2014 más del 30% de la población de Loreto reportó ser víctima de algún hecho delictivo. El porcentaje de inseguridad en ese mismo periodo alcanzó el 82,6%. 

Pero estas cifras están empezando a cambiar debido a la red de 50 kilómetros de fibra óptica colocada en 60 puntos de la ciudad, que ha permitido que surjan en distintos lugares casetas de videovigilancia interconectadas. Todos los puntos críticos están mapeados y son cuidadosamente supervisados desde el local central. La apuesta de la municipalidad de Maynas y de Optical Networks –empresa de seguridad y telecomunicaciones– es posible gracias a una inversión de 13 millones de soles, que se efectúa a través de la modalidad de obras por impuestos. 

Usualmente, los sistemas de videovigilancia tradicionales emplean una red inalámbrica que depende de diversas condiciones para poder operar, incluyendo el clima y la energía. La fibra óptica utilizada en el proyecto de Maynas permite una transmisión mucho más segura de datos e información. El sistema de cable ADSS, además, soporta condiciones ambientales muy complicadas, lo cual optimiza la efectividad del servicio. 

Las mejoras abarcan la remodelación y el reacondicionamiento del local central del Serenazgo, y la adquisición de cinco camionetas, 13 motocicletas, radios y teléfonos móviles. Sumado a ello, se han instalado sistemas de control y de reacción rápida, se ha capacitado al personal en trabajos de seguridad y ciencias médicas, se han puesto en marcha dos centrales telefónicas y han sido entregados modernos uniformes de trabajo para los efectivos municipales (conocidos coloquialmente como trajes Robocop), entre otras medidas.

Las actividades criminales se han reducido drásticamente en Pampachica y en otros puntos de la ciudad, apunta Jhon Roldan, gerente de Servicios Municipales de Maynas. Según estadísticas policiales, entre las calles Alzamora, Mariscal Cáceres y Ricardo Palma –la llamada zona roja–, en setiembre se dieron seis delitos contra el patrimonio, mientras que en octubre no hubo ninguno.

Luis Quispe, jefe del Serenazgo, señala que se ha mejorado el trabajo cooperativo con la Policía Nacional y las juntas vecinales, y que además se está aprovechando la tecnología en beneficio de los ciudadanos.

La plataforma de fibra óptica interconectada no solo tendrá cobertura en seguridad, sino que también buscará fortalecer el desarrollo de otros campos, como el educativo, el de defensa civil, el de emergencias médicas, etc. La meta es que pronto el sistema sea interconectado con las centrales de intervención rápida que puedan implementarse en el futuro. 

El proyecto, ejecutado por la Municipalidad Provincial de Maynas, podrá beneficiar directamente al distrito de Iquitos e indirectamente a los de Punchana, Belén y San Juan Bautista, que suman más de cuatrocientos mil ciudadanos.

"Antes esto era tierra de nadie", nos comenta un poblador de El Porvenir, que forma parte de la junta vecinal de seguridad. Ahora se coordina estrechamente con la policía y con los serenos. De reojo, echa una mirada hacia uno de los postes, donde está ubicada una cámara de videovigilancia. Las últimas mejoras lo han esperanzado. Su anhelo es que se recuperen completamente la paz y la calma que se solían tener por el barrio no hace mucho tiempo atrás. 

(Artículo en colaboración con Optical Networks)
Tags: