PPK con Bachelet en su visita a Chile. (Sepres)

Los presidentes de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, y de Chile, Michelle Bachelet, advirtieron este miércoles en Santiago de los riesgos del proteccionismo para las economías de sus países, en medio de los temores e incertidumbre que genera en el mundo el próximo gobierno de Donald Trump en EEUU, y abogaron por la integración regional y la apertura a los mercados.

"Lo que estamos viendo es una nube gris que se acerca llamada proteccionismo, que estaba escondida y ahora reapareció. Empezó a reaparecer con el 'Brexit' y ahora apareció en pleno cielo con la elección en Estados Unidos", dijo Kuczynski en el Encuentro Nacional de la Empresa (Enade), el principal foro empresarial de Chile.

El jefe de Estado peruano analizó el triunfo de Trump en noviembre pasado y la posibilidad que su administración le dé un giro proteccionista de la mayor economía del mundo. Según PPK, los analistas que atribuyen la victoria del magnate a su retórica antiinmigración y antiglobalización, se equivocan.

En su opinión, los avances tecnológicos en campos como la robótica aplicados a los sectores productivos han tenido un papel preponderante. "Cualquiera va a una fabrica moderna de autos y no hay un solo trabajador. Los únicos trabajadores manejan las computadoras en una cabina", dijo Kuczynski, quien avisó que algunas industrias tendrán cambios radicales en los próximos años y los países deben prepararse para ello.

En este contexto, el mandatario peruano recordó que nuestro país y Chile son países pequeños y alejados de los grandes mercados internacionales, por lo que no tienen otra alternativa que "ver el mundo juntos". Y con esa finalidad, la Alianza del Pacífico, un bloque comercial que ambos países integran junto a Colombia y México, es una herramienta muy relevante para impulsar el comercio, agregó.

"La Alianza del Pacífico es el eje pensante de América Latina, en el otro lado está el proteccionismo, el gasto en subsidios desenfrenado", apuntó Kuczynski, quien este miércoles finaliza su visita oficial a Chile. "Lo que les digo a los empresarios es que no vamos a tener un país moderno si el 40 % del país está sumido en la pobreza", explicó el mandatario, quien destacó la importancia de un Estado que "facilite" y no ponga trabas, como ha ocurrido en los últimos años.

A su turno, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, reafirmó su compromiso con la apertura comercial, el fortalecimiento de los vínculos bilaterales con nuestro país y la integración regional. Además destacó su "convicción plena" de que el proteccionismo económico "no le hace bien ni a Chile, ni a  ni al mundo".

"El camino que hemos hecho por años nos ha permitido impulsar un mayor crecimiento, crear empleos de mejor calidad, desarrollar nuestras matrices productivas y gestar sociedades más inclusivas y prósperas".