Wall Street apoya una victoria de la candidata demócrata Hillary Clinton frente a su contrincante republicano Donald Trump en las elecciones presidenciales de mañana martes 8 de noviembre. Por lo menos así parece luego de que hoy la bolsa de valores neoyorquina tuviera una jornada de alzas tras el anuncio del FBI de que no la procesará en su investigación por el uso de su correo personal para comunicaciones gubernamentales.

Si gana Clinton, ¿la economía estadounidense se mantendrá con calma a la espera de un mayor crecimiento? Si el triunfador es Trump, ¿habrá volatilidad bursátil? Veamos cómo encontrará el panorama económico el nuevo mandatario.

El tercer trimestre mostró buenas cifras para la economía de EEUU: un crecimiento de 2.9%. Aunque hay analistas que consideran que será difícil mantener este ritmo y que perderá fuerza en el último trimestre. “El aumento en las exportaciones no es sostenible ante el débil entorno global mientras que la demanda doméstica puede significar mayores importaciones. El tema del modesto crecimiento económico continuará”, indican especialistas de Wells Fargo.

Por otro lado, en octubre se crearon 161,000 empleos y los salarios aumentaron 2.8% anual. ¿La Reserva Federal (Fed) elevará su tasa de interés referencial en diciembre? Si lo hace, estaremos ante una recuperación sólida de esa economía y el dólar crecerá más ante otras monedas. Aunque, dicen los analistas, un triunfo de Trump afectaría a las monedas.

De hecho, el aumento de la divisa verde no es bien visto por el sector industrial norteamericano (sobre todo, manufacturas), ya que ello significaría que suban los precios de los productos q Estados Unidos exporta.

Por su parte, analistas de Amundi opinan que si Trump gana no sorprendería que EEUU entre en recesión, y que la economía mundial crezca menos de 2%.

En lo que sí coinciden los analistas económicos es que con Trump en el poder el oro aumentaría 10% durante los próximos 12 meses, pues ante la incertidumbre económica el metal es visto como un refugio para proteger las inversiones. “Si el candidato republicano gana las elecciones se avecina un periodo de incertidumbre. Los inversionistas querrán comprobar si todo lo que ha dicho en campaña lo lleva a la práctica así como el efecto económico que ello tendría. Durante ese periodo inicial de tanteo lo más probable es que parte del dinero huya de los activos de riesgo (bolsa y deuda corporativa, principalmente) para buscar refugio en los activos más conservadores”, señala James Butterfill, responsable de inversiones de ETF Securities.

Pero ojo, añade el analista, una victoria de Clinton provocaría una caída del 6% en la cotización de la onza.

¿Y el Perú?

El sector agroexportador deberá estar atento si el republicano gana, pues recordemos que ha indicado que revisará los TLC que EEUU ha firmado. Asimismo ha planteado imponer aranceles a algunas importaciones. ¿Incluirá la peruanas? El 18% de lo que exportamos tiene como destino ese país.

El tipo de cambio sería volátil, y habría mucha demanda por el dólar.

Para el director del BCR, Julio Velarde, lo único positivo sería el crecimiento del precio del oro.