Foto: Andina.
Brasil y Argentina están acaparando la atención en los últimos meses dentro de los mercados emergentes gracias a sus cambios políticos amistosos con los inversionistas, pero un país mucho más pequeño como Perú es el que se está robando el espectáculo, refiere un análisis de Reuters publicado este viernes.

Según detalla la publicación, el principal indicador de la Bolsa de Valores de Lima (BVL), el Índice General, está liderado la subida de mercados bursátiles en lo que va del 2016 en el grupo de los mercados emergentes globales en términos de moneda local, con una ganancia del 58%, que supera al 33% del Merval argentino y al 37% del Bovespa brasileño durante el mismo período.

En lo que respecta a la medición ajustada del tipo de cambio, Perú es el segundo mercado mundial tras Brasil, que se ha beneficiado de una fuerte alza de su moneda, según un ránking de MSCI.

“Más allá de ser una economía que ha crecido de forma estable en los últimos años, parte del crédito del avance reside en el surgimiento a principios de año de Pedro Pablo Kuczynski, un ex funcionario del Banco Mundial y banquero de Wall Street conocido popularmente como PPK, como un serio aspirante a la presidencia.

Incluso antes de ganar las elecciones por un estrecho margen en junio, Kuczynski había levantado las esperanzas de los inversores con un plan de inversión en infraestructura, ayuda a los pequeños negocios y programas de empleo”, anota la agencia.


Para el gestor de carteras del Fondo América Latina de Epiphany Funds en Dallas, Javier Creixell, “con Kuczynski al mando, Perú está en su mejor forma en los últimos 50 o 60 años".

El analista anticipa que el nuevo presidente peruano pondrá en marcha importantes cambios en el país, incluido un aumento de la inversión extranjera y una mejora de los sectores básicos de la minería y el bancario. También espera que haga crecer los fondos de pensiones, lo que debería animar el ahorro, impulsar el sistema financiero y aportar para las jubilaciones.

“Comparado con los retos de Brasil y Argentina, la tarea de Kuczynski se ve simplificada por su capacidad para construir sobre los cimientos dejados por su predecesor, Ollanta Humala, igualmente amistoso con los mercados. Aunque su partido apenas controla 18 de los 130 escaños del Congreso peruano, muy lejos de los 73 de su partido rival, hasta el momento se han comprometido a no obstruir la agenda de Kuczynski.

En contraste, el presidente interino de Brasil, Michel Temer, y el mandatario argentino, Mauricio Macri, también favoritos de los inversores, están adoptando lo que los analistas creen que son medidas de austeridad más complicadas e impopulares que representan un giro político frente a sus predecesores, más intervencionistas”, apunta el análisis de la citada agencia con sede en Reino Unido.


En la misma línea, el analista de Auerbach Grayson en Nueva York, Dirk Schnitker, sostiene que “desde el punto de vista del inversor, está empezando desde una base mucho más alta". ¿La razón? Perú presume de una tasa de crecimiento del 4%, con un desempleo del 7% y una inflación por debajo del 3 %, aunque su economía de US$ 192.000 millones  es una fracción de la de 1,77 billones de Brasil. 

Actualmente, tanto Brasil como Argentina están lidiando con tasas de crecimiento negativas en el 2016, desempleo sobre el 10% y una inflación de dos dígitos.
 
RETOS PENDIENTES
Con una capitalización de mercado de unos US$ 75.000 millones, el mercado bursátil peruano sigue teniendo un tamaño modesto. El índice MSCI de Perú tiene apenas tres compañías: Credicorp Ltd, que controla el principal banco del país, Banco de Crédito; y las mineras Southern Copper Corp y Compañía de Minas Buenaventura. Un riesgo es que el MSCI pueda degradarlo a un estatus de mercado frontera si alguna de las tres firmas cambia de categoría.

Pese a todo, los inversionistas que compran activos basados más en compañías individuales que en factores regionales no dejan de alabar las bondades de Perú.

“No es un mercado profundo. Pero cuando uno mira al sector bancario, es uno de los más atractivos” dentro de los mercados emergentes, refiere Will Pruett, gerente del Fondo de América Latina de Fidelity en Boston, que mantiene posiciones fuertes en Credicorp y en Intercorp Financial Services Inc.

"Los bancos están muy bien gestionados, son muy rentables. Hay un buen gobierno corporativo, grandes oportunidades de crecimiento y las valoraciones, incluso tras el aumento del precio de esas acciones, siguen siendo atractivas", agregó.

Aunque las grandes fluctuaciones de los mercados pueden generar una volatilidad problemática, ocho gestores de fondos indicaron a Reuters que su panorama para el país es positivo.

“Este presidente va a ser muy bueno para Perú”, afirmó Creixell, que mantiene posiciones en Credicorp, Southern Copper y Buenaventura. “Va a ser bueno para los mercados (...) y para la comunidad internacional”, finalizó.