Foto: Andina.
Los programas sociales van a continuar, pero serán perfeccionados, pues si bien son necesarios, no son suficientes, adelantó la ministra de Inclusión y Desarrollo Social (Midis), Cayetana Aljovín. Esto se logrará en procesos transparentes y ágiles, haciendo uso de las tecnologías de la información para optimizar los recursos públicos, anotó.

Cuna Más, Qali Warma, Juntos, Pensión 65 y Foncodes destacan entre las iniciativas que administra el sector y que se han implementado en los últimos años para atender a la población en situación de pobreza y pobreza extrema. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (Inei), si bien entre el 2011 y el 2015, 2 millones 285 mil personas dejaron la pobreza, actualmente permanecen bajo esa condición el 21,8% de la población, de los cuales el 4,1% se encuentra en pobreza extrema.

“Los programas sociales son necesarios, pero no suficientes, por eso creemos en el desarrollo de programas de corte productivo”, agregó la funcionaria. Solo así, las personas que van saliendo de la pobreza podrán acceder a programas de generación de ingresos autónomos, sostuvo en entrevista con RPP.

En esa línea, detalló que ha encargado a organismos internacionales la realización de evaluaciones de impacto a las intervenciones de Qali Warma y Juntos y que además se revisará la metodología del sistema de focalización de hogares (Sisfoh) para distribuir recursos a quienes realmente lo necesitan.

SERVICIOS BÁSICOS 
Otro de los aspectos en los que se centrará la gestión de Aljovín en el Midis será en la expansión de los servicios básicos a los lugares más alejados del país. El objetivo es llevar saneamiento (agua y alcantarillado), telefonía y electricidad a las 1,855 capitales de distrito del país. 

“Queremos que las 1,855 capitales de distritos del Perú, o sea todas, cuenten con los servicios básicos. Creemos que podemos hacerlo antes de los cinco años (del fin del gobierno de Pedro Pablo Kuczynski)”, comentó la ministra. 

Según información del sector, faltarían 237 capitales de distritos. En tres años se vería un primer avance y luego continuarían con los centros poblados.