Fuente: INEI.
Tras 17 meses al alza, la inflación anual volvió a ubicarse en el rango considerado óptimo por el Banco Central de Reserva (BCR), es decir entre 1% y 3%, lo que le deja espacio a la autoridad monetaria para tomar acciones (mover su tasa de interés referencial) en caso el gasto privado no mejore en los próximos meses, indicó la Unidad de Análisis Macroeconómico del BBVA Research. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en el séptimo mes del año el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Lima Metropolitana se ubicó en 0,08%, atenuado -en parte- por los menores costos de los productos con mayor incidencia en la canasta básica de consumo como el pollo (-5,7%), el tomate (-14,8%) y la cebolla (-9,3%). En contraste, subieron los pasajes en ómnibus interprovincial (11,1%) y la papa blanca (9,0%). El incremento acumulado de los precios en los últimos 12 meses llegó a 2,96%.



Si se revisa por grupos de consumo, los rubros Alimentos y Bebidas (-0,06%) y Esparcimiento, Servicios Culturales y de Enseñanza (-0,01%) son los únicos que registraron un retroceso en sus precios en julio. En tanto, experimentaron las mayores alzas, los rubros Cuidados y Conservación de la Salud (0,48%) y Muebles y Enseres (0,48).

Según el BBVA Research, los indicadores de tendencia inflacionaria continúan mostrando un descenso, lo cual sugiere ausencia de presiones de demanda“Esta evolución más favorable de los precios da espacio al Banco Central para que, eventualmente, flexibilice su posición de política monetaria en caso que el gasto privado no mejore en los próximos meses”, agregó la entidad financiera.