Según Renzo Ricci, gerente general de Prima AFP, hay 10 millones de peruanos que no ahorran para una pensión (FOTO: ANDINA/VIDEO: CHRISTOPHER CURAY).
El quinquenio que se va deja dos reformas previsionales, que lamentablemente solo alcanzaron al sistema privado ¿La razón? Aunque hubo un primer intento por hacer cambios que abarcaran a la ONP (en la comisión técnica que se formó en el 2011), en el Congreso se prefirió tocar solo a las AFP. Entre tanto, hay un grupo importante de peruanos, que se estima llegan a los 10 millones, y que no están ahorrando para tener una pensión cuando se jubilen. Ante ello, el gobierno de Peruanos por el Kambio, conforme lo adelantó PODER, encargará a una comisión técnica la elaboración de una nueva reforma, cuyo resultado debe ser integral: abarcar AFP, ONP y Pensión 65.

Fernando Zavala, próximo presidente del Consejo de Ministros, dio más detalles este lunes en entrevista con RPP y anotó que el objetivo principal será sumar a los trabajadores que justamente no aportan a un sistema. Sin embargo, este no es el único aspecto que le preocupa al nuevo gobierno. El presidente electo Pedro Pablo Kuczynski también ha cuestionado las altas comisiones en el sistema privado. A continuación, Renzo Ricci, el gerente general de Prima AFP, responde que sí hay espacio espacio para bajar los precios, revela además que la Asociación de AFP (que reúne a las cuatro administradoras que operan en el Perú: Habitat, Integra, Profuturo y Prima) ya prepara una propuesta para la anunciada comisión técnica y hace un balance del impacto de los cambios implementados en la gestión Humala.


Las últimas leyes dadas por el Congreso, que permiten destinar parte importante del fondo a fines distintos a los de una pensión, ¿son realmente malas como lo dicen tanto el presidente electo como algunos expertos?
Si bien generan la sensación de flexibilidad, de que se le está trasladando al cliente la decisión de qué hacer con su plata, lo que en realidad se está haciendo en desvestir a un santo para vestir a otro. Y la necesidad de cubrir el riesgo de longevidad -desde los 65 años de edad hasta que fallecemos, que pueden ser 25 o 35 años más- es muy grande. Por ello, es preocupante que con los fondos para la jubilación se estén financiando otras necesidades, como la vivienda.

Los parlamentarios que aprobaron tanto la Ley que permite el retiro del 95,5% de lo acumulado como la norma que facilita el uso del 25% en la compra de una vivienda argumentan que  se trata de soluciones para la problemática del sistema de pensiones en el país.
De ninguna manera. Son iniciativas que no parten de una necesidad, de una mejora o de un objetivo sobre lo que se requiere en el sistema de pensiones en su totalidad, ya sea en la ONP, Pensión 65 o las AFP. No parten de lo qué necesitamos, simplemente son medidas populistas, que dan la opción de destinar lo ahorrado para la pensión inclusive para el consumo y no cubren ninguna de las urgencias en materia previsional. Al contrario, en vez de solucionar están creando un nuevo problema.

En el grupo de los que aplauden ambas leyes, están quienes sostienen que las AFP se lo han ganado por lo poco que han hecho para que el sistema sea más amigable. Hay afiliados que se quejan de mala atención y hasta el nuevo jefe de Estado ha subrayado el tema de las comisiones altas.
En lo que es educación, si bien hemos hecho muchísimos esfuerzos en distintos medios, lo concreto es que no hemos logrado, no solo en los aportantes sino también en la población en general, posicionar los beneficios tangibles del sistema privado de pensiones. De hecho, quienes más nos critican no están en el sistema. Por ello, coincido en que tenemos una tarea por delante. Parte de la dificultad que hemos encontrado para hacerlo amigable es su complejidad, se trata de un servicio sobreregulado, esto hace más complicado llevar el mensaje. El sistema en total puede mejorar, pero  hay que identificar dónde y sobre esa base trabajar las propuestas.

ALTA COMISIÓN Y BAJA COBERTURA
Entre los afiliados hay la percepción de que las AFP cobran una comisión alta y no pagan una rentabilidad que garantice una pensión óptima en el futuro. Por ello, ideas del tipo “es mejor tener el dinero en una caja municipal o un banco” tienen acogida. El propio Pedro Pablo Kuczynski ha criticado los costosos precios de las comisiones.
El principal servicio que brindamos es multiplicar los ahorros de los afiliados mediante la rentabilidad que generamos. Esta rentabilidad históricamente, en el Fondo 2 que es el más antiguo, es de 10% anual, incluyendo años buenos y años malos. Un promedio bastante bueno. Inclusive en los 22 años de vida que tiene el sistema solo se registraron dos años de pérdidas, el resto han sido de retornos bastante atractivos. Este es el beneficio principal, además de los adicionales como asesoría, información, entre otros. ¿Cuánto me cuesta este servicio? Si dividimos los ingresos de la AFP entre el tamaño del fondo, me da un costo promedio por administración de más o menos 1%. Por lo tanto, la rentabilidad promedio del ahorro en una administradora se reduce de 10% a 9%. Ahora bien, ¿ese 1% podría reducirse? Creo que sí, en la medida que se amplíe la cobertura. Mientras más clientes tengamos podremos diluir costos fijos y trasladar esa eficiencia a los aportantes. El reto está en qué hacer con la alta informalidad y qué hacemos con los independientes que no tienen cobertura

Hay cerca de seis millones de afiliados en las AFP, pero solo alrededor de tres millones aporta regularmente, ¿cuántos trabajadores tendrían que sumar para que se de una importante reducción en el cobro por comisión?
La ampliación del mercado no va a depender solo de las AFP, estamos hablando de formalizar el país, se requiere una política de Estado. Estamos a la cola en el ámbito mundial en términos de formalidad, esto sí que le hace un daño al país en términos de crecimiento económico pues afecta la productividad. Por ello, la palanca que le va a dar al país hacer el esfuerzo de formalizar será tremenda. Además de que se amplía el grupo de peruanos que tendrá cubierto el riesgo de longevidad. El potencial es inmenso. La Población Económicamente Activa (PEA) es de 16 millones, hay seis millones de afiliados a las AFP y unos tres millones a la ONP, pero no todos cotizan, los que realmente lo hacen en ambos sistemas llegan a cuatro millones. Entonces de los 16 millones, hay más de 10 millones de peruanos que no están aportando. Para atenderlos, van a tener que darse medidas del tipo: si tu aportas S/ 10, el Gobierno va a dar S/ 10 más hasta construir un fondo determinado que motive al trabajador a seguir ahorrando. Otras de las ideas que se podrían plantear es una exoneración de impuestos hasta cumplir ciertas condiciones. Esto debe ser parte de la discusión en la comisión técnica que se va a formar.

BALANCE DEL QUINQUENIO
En los últimos cinco años, se han dado prácticamente dos reformas en el sistema privado de pensiones, ¿qué falló?, ¿por qué seguimos hablando de cambios?
Yo diría que hubo hasta cuatro momentos en los que incluso se afectó hasta la reputación del sistema: 1) Quitar la libertad a los trabajadores de elegir la AFP en la que aportarán, esto nos ha hecho pasar de un mercado abierto a uno cerrado y no me parece que un modelo de licitaciones sea más efectivo para generar competitividad. 2) El proceso de migración al esquema de comisión mixta fue extraño, el afiliado tenía que hacer un trámite para no ser pasado al nuevo tipo de cobro, cuando tuvo que ser al contrario, esto generó cierta incertidumbre. 3) Cuando se implementó el aporte obligatorio en los independientes faltó analizar el día a día de este grupo laboral, la frecuencia de sus ingresos y la posibilidad de implementar un incentivo tributario. Finalmente, hubo una reacción negativa y se dio marcho atrás. 4) Si bien no tuvo que ver con la reforma, presentar las nuevas tablas de mortalidad en un año preelectoral no fue muy acertado y desencadenó que se dieran las dos leyes de las que ya hemos hablado.

¿Cuál es la tarea del nuevo gobierno? Se ha anunciado una comisión técnica que planterá una reforma integral, ¿cuál será el aporte de las AFP?
A nivel de la Asociación de AFP, estamos revisando ideas e iniciativas que parten de ciertas necesidades del sistema de pensiones en general. Estamos en la etapa de llegar a un consenso de lo que será nuestra propuesta para presentarla una vez que se forme la comisión técnica. Pero como gremio, hemos visto que se requiere partir de los tres pilares que necesita un sistema de pensiones: un pilar solidario, otro obligatorio y uno voluntario. Actualmente, en el pilar solidario tenemos a Pensión 65 y a parte de los servicios que da la ONP; en el obligatorio tenemos a la ONP y la AFP; y en el voluntario, a los aportes voluntarios. Pero ninguna de estas patas conversan, no se complementan. Hay que comenzar por ahí. El siguiente paso, es cómo ampliar la cobertura. Otro objetivo, sería elevar la competencia. La posibilidad de que los bancos ofrezcan productos previsionales debería discutirse en la comisión técnica. Un cuarto tema es pensar en las variables que determinan la pensión, uno es la rentabilidad, que con las medidas dadas en el 2012 ha mejorado mucho, pero se podría seguir liberando el límite para invertir en el exterior; otro factor es la frecuencia con la que los afiliados aportan, si un cliente aporta dos años en 40 años de trabajo obviamente la pensión va a ser muy baja, tendrían que darse mecanismos para incentivar un mayor aporte; la deuda con los empleadores es otro frente, cómo hacer para evitar que las empresas se queden con el dinero que le descuentan a sus empleados.