Revive Comunicore, el caso de corrupción que salpicó al actual burgomaestre de Lima (Foto: Andina/Video: Christopher Curay).
Por Daniel Yovera


El Caso Comunicore -que compromete a los principales gerentes de la primera gestión de Luis Castañeda Lossio (2003-2006) en presuntos negociados con el pago de S/ 35.9 millones que el municipio de Lima adeudaba a la empresa Relima, pero que acabaron en manos de la empresa Comunicore- cobrará vida nuevamente a partir de mañana 12 de junio, cuando la Sexta  Sala Penal para Reos Libres de Lima dé inicio a la etapa de juicio oral. 

El problema es que algunos testigos de este caso de supuesta corrupción (malversación y peculado), notificados por el colegiado superior para brindar sus testimonios, se encuentran preocupados porque temen perder las pocas pertenencias que tienen en sus modestos hogares. 

Son los vecinos de la parte alta de la zona La Balanza, en el distrito de Comas, que en el verano del año 2006, días después del millonario desembolso de dinero en las cuentas bancarias de Comunicore, retiraron grandes cantidades de dinero que después entregaron, en efectivo, a un grupo de personajes que se lo llevaron en maletas con rumbo desconocido. Como se recuerda, más de cuarenta moradores de la zona fueron utilizados para ejecutar esa tarea puntual a cambio de una "propina" de S/ 100 o S/ 150. 

Hace unos días, cuando ya habían recibido la notificación de la Sexta Sala, algunos de estos testigos recibieron con sorpresa extrañas "visitas" de supuestos policías, que llegaron hasta sus casas para advertirles de posibles "embargos" en caso no concurran a la diligencua. Así lo ha confirmado a Poder.pe y a Utero.pe el abogado de todos ellos, Efrey Becerra Garay: 

"Pese a que los señores ya habían recibido su notificación correctamente y de manera formal, de manera irregular han recibido la visita irregular de entre seis y ocho efectivos policiales, quien han ido a visitarlos con el pretexto de que habría un embargo de por medio". 



No es una ocurrencia del abogado. Algunos de sus patrocinados, como la señora Margarita Esteban Aróstica lo han confirmado en estas declaraciones a Poder.pe y Útero.pe.

"Tocaron la puerta, salió mi nieto, le preguntaron a mi nieto quién estaba, y que si no salía iban a embargar... ¿Qué me van a embargar?".


Margarita Estaban es la señora cuyo DNI y firma fueron falsificados para simular la conversión de la razón social "Comunicore" a "Esaróstica" en una notaría de La Oroya, Junín. Todo ese montaje fue descubierto cuando Perú21 verificó que la señora Esteban era iletrada: no sabe leer ni escribir. 


A otro testigo, Joel García Araujo, mototaxista en dicho distrito, le ocurrió lo mismo. 

"Le habían dicho a mi hermano que me estaban buscando, que me iban a embargar". 



Los extraños visitantes no guardaron perfil bajo. Al contrario. Como narra Hebert Escalante, hijo de Margarita Esteban, llegaron incluso con camión de mudanza. 

"Al momento de identificarse sí tuvieron una conducta correcta, pero lo que nos indignó fue el despliegue. Vi un camión de mudanza, y vi dos vehículos más... El camión de mudanza se cuadró acá, justamente". 

 



"Se retiraron los policías y se retiraron los vehículos, incluso el camión blanco que estaba ahí atrás". 

 


No es la primera que ocurren actos de hostigamiento similares en el caso Comunicore. En abril del 2010, cuando estos mismos testigos concurrieron a declarar ante la Primera Fiscalía Anticorrupción, tres sospechosos -a quienes Perú 21 fotografió- los esperaron en el frontis del Ministerio Público hasta el término de las diligencias. Por eso, el letrado Becerra cree que han vuelto a la carga. 

"En el caso Comunicore siempre ha habido cosas irregulares. En el año 2010, también efectivos policiales se prestaron a actuar dentro de un esquema de amedrentamiento, de presión, de hostilización, a mis patrocinados, que son testigos en este proceso". 

.






Luego de aquella denuncia, el entonces ministro del Interior, Octavio Salazar -hoy congresista fujimorista- convocó al doctor Becerra y a un grupo de testigos, y les aseguró que el hecho no pasaría inadvertido. Prometió mano dura y exhaustiva investigación contra los responsables. ¿Qué pasó?

"Pese a haber un compromiso del ministro del Interior de esa época, pese a haber un compromiso del inspector de la Policía, no se hizo absolutamente nada". 



Solo alguien con mucha influencia pudo haber dispuesto de esa manera la actuación de algunos malos policías. Si los actuales "visitantes" son o no efectivos policiales, se sabrá en algún momento. Por ahora, las autoridades del sector Interior deberían estar atentos a la seguridad de estos testigos por cuyas manos pasaron S/ 21 millones que salieron de las arcas municipales, y garantizar su integridad y su tranquilidad. Ellos solo quieren decir la verdad.

Como se recuerda, en este caso están procesados varios de los principales gerentes de las dos primeras gestiones ediles de Luis Castañeda, como Angel Pérez Rodas, ex gerente municipal; Carlos Chávez Málaga, ex gerente administrativo; y Juan Blest García, ex gerente financiero. El alcalde Castañeda logró su exclusión luego de presentar recursos ante el Poder Judicial en los que señaló no tener responsabilidad.