Foto: Andina.
La aprobación de la Ley de Promoción de los Puntos de Cultura, que obtuvo luz verde este mes en el Congreso de la República, además de contemplar una serie de propuestas, abre una puerta en específico: la posibilidad de asignar recursos públicos a las organizaciones reconocidas por el Ministerio de Cultura.

Entre sus objetivos, el nuevo marco normativo plantea el reconocimiento, la articulación, la promoción y el fortalecimiento de las organización que, a través del arte y la cultura, "tienen incidencia comunitaria e impacto positivo en la ciudadanía".

Para ello, traza como mecanismos incorporar organizaciones a la Red de Puntos de Cultura, después de un proceso de postulación y aprobación; propiciar espacios de formación e intercambio de experiencias; el monitoreo y acompañamiento de las actividades; y la facultad para "conceder premios dinerarios no reembolsables" provenientes del presupuesto asignado cada cada año al sector.

"Más allá del tema presupuestal que hay que luchar para todo el sector de Cultura, la ley permite que el ministerio genere mecanismos más eficientes para la inversión. En la práctica, ese es el mecanismo más importante de la ley", aclaró Fabiola Figueroa Cárdenas, Directora de Artes del Ministerio de Cultura a PODER. "No se necesita más dinero, se está usando el mismo del presupuesto del ministerio, pero este presupuesto será mejor invertido".

Cabe recordar que el Ministerio de Economía y Finanzas observó el proyecto de ley aduciendo que la aplicación originaría que se asignen mayores recursos públicos para la “creación” del Programa Nacional de Puntos de Cultura. Sin embargo la Comisión de Cultura y Patrimonio Cultural, en su dictamen 37, refutó el argumento y aclaró que no se proponía una “creación” sino el “reconocimiento” y la “promoción” de los Puntos de Cultura ya existentes. 

Finalmente, la iniciativa aprobada señala como mecanismo el “financiamiento a través de concursos de proyectos”: “El Ministerio de Cultura está facultado para conceder premios dinerarios no reembolsables con cargo a su presupuesto asignado en la ley de presupuesto de cada año, en concordancia con el plan anual que dictamine el Ministerio de Cultura para la promoción de los puntos de cultura”. 

"Salvo por la ley del cine, esa es una limitación que tiene Cultura en la actualidad, a diferencia del Ministerio de la Producción o Concytec o el mismo Ministerio de Educación que pueden brindar recursos directamente a las personas, organizaciones o empresas", explicó Figueroa. "Con esta ley y posterior reglamentación, ese es el mecanismo que vamos a estar autorizados a tener para las organizaciones culturales sin fines lucrativos y que tengan un impacto evidente en el desarrollo positivo"

Por ello, también se propone en la ley las facultades de supervisión, fiscalización y sanción que serán detalladas en su reglamento. "En la lógica de la modernidad del Estado, se ha trabajado para que la dirección general de industrias culturales y artes tenga un presupuesto por resultados que ya se ejecuta este año. Antes ese presupuesto siempre dependía de las prioridades. Ahora, si se logran los resultados, estás seguro que contarás con el presupuesto el próximo año”, contextualizó Figueroa. 

Respecto al resto de propuestas de la ley, el Ministerio de Cultura ya las ejecuta debido a que son tareas que ya están dentro de sus funciones. A marzo de este año, ha reconocido 232 Puntos de Cultura en 22 regiones, coorganizado 46 proyectos entre 2011 y 2014, realizado 8 talleres de gestión cultural comunitaria entre 2013 y 2014, así como dos ediciones de la Semana de los Puntos de Cultura y la creación de la plataforma puntosdecultura.pe