Foto: Andina.
¿Afectará la salida de los británicos de la Unión Europea al Perú? Aún es muy pronto para hacer números. Habrá una merma en la expectativa de crecimiento mundial, pero no se prevé que esta alcance al Producto Bruto Interno (PBI) peruano, al menos por ahora. Eso sí, cuando se definan las condiciones de salida del Reino Unido del mayor bloque mundial, nuestro país se quedará sin preferencias para exportar a dicho mercado por lo que tendrá que sentarse a negociar, pero eso puede ocurrir en dos o tres años. ¿Qué más pasará? Aldo Ferrini, gerente general de AFP Integra, detalla a PODER el escenario:

El Brexit venció y para algunos líderes es el inicio del fin para la Unión Europa, ¿cómo afectará esto a América Latina?
Es pronto aún para hacer un análisis. Lo que hemos visto ahora es un movimiento importante en los mercados, hay inversionistas yendo hacia el dólar, el yen, los bonos del tesoro de EEUU, abandonando activos de más riesgo y buscando los de menos riesgo. Esto está generando un impacto significativo, concentrado en Reino Unido, Europa y la periferia europea. Están cayendo las Bolsas de España, de Italia y demás mercados, a niveles que no se veía hace tiempo, pero porque los inversionistas habían apostado a que el Reino Unido se quedaba en Europa, ahora están corrigiendo y por eso hemos visto fuertes vaivenes al inicio del día.

Más allá de los mercados, ¿veremos un impacto en la economía real?
Esto claramente va a afectar el crecimiento mundial, principalmente a la economía europea. Las perspectivas van a bajar y, esto se va sentir, en los precios de las materias primas que el Perú exporta, como el cobre, que podría caer más o podría hacerse más retador el proceso de recuperación de su cotización. Por otro lado, al migrar los inversionistas hacia activos de menor riesgo, van a optar por el oro, que también producimos, cuyo precio está subiendo ahora. Entonces, al tener esta combinación de commodities, el impacto sería neutral para nuestro país. Todo esto es muy preliminar pues el riesgo más importante es el riesgo político.

¿Qué cambios se avecinan en el panorama mundial?
Hay gente que piensa que este es el inicio de una separación europea. El domingo hay elecciones en España, esto puede inclinar la balanza para uno u otro lado, donde los más afectados serían los bancos si es que en este país se inicia un proceso de separación. En Francia, hay también elecciones pronto, donde tenemos a Marine Le Pen, quien es pro-separatista. Entonces, puede surgir un movimiento político bastante fuerte que busque dividir a la comunidad europea. El tema migratorio ha hecho que el ciudadano de este continente mire otra vez hacia adentro. Aunque la mayoría de líderes, así como analistas económicos y políticos, sostengan que para la sociedad es mejor que el bloque se mantenga unido. América no está exenta de esas ideas. Tenemos a Donald Trump, candidato a la presidencia en EEUU, que se inclina por esas tendencias separatistas. Por eso, insisto en que el riesgo más relevante a largo plazo es el político.

¿Esta coyuntura tocaría al Perú?
En el corto plazo, no habrá impacto. Obviamente, los que exportaban a Inglaterra la van a ver más dura pues la libra esterlina se ha depreciado 10%, los términos de intercambio están desmejorando. Hoy, el sol en relación al mundo se ha fortalecido, no contra el dólar, pero sí contra el euro y la libra. Hay que mirar bien qué pasará en los siguientes días. Este escenario no estaba realmente interiorizado. Era visto solo como una posibilidad. Se vienen negociaciones a futuro, contratos que modificar. Nosotros, por ejemplo, tenemos un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europa. Al salir Reino Unido del bloque, dejaríamos de tener preferencias arancelarias con este país. Podríamos renegociar, pero tendremos que esperar la lista de prioridades del Gobierno de Inglaterra.

¿Qué veremos en los siguientes días en los mercados?
Este es uno de los temas negativos del Brexit. Para muchos, la incertidumbre acababa con el referéndum del jueves. Tras los resultados, vemos que el evento se extiende y han aparecido nuevos elementos de incertidumbre que influenciarán en los mercados. Se viene un periodo de volatilidad. Habrá cambio del primer ministro inglés, tras la renuncia de Cameron, vienen elecciones en España, en Francia, en EEUU. Definitivamente, habrá referéndum en Escocia, que decidió quedarse en Reino Unido porque era parte de la zona Euro, ahora ya no son parte. Este es un evento muy grande con muchas repercusiones y ni nosotros ni nadie tiene bien contemplados los efectos. 

¿Cómo afectará esto en el portafolio de las inversiones de las AFP peruanas?

Hoy sin duda es un día malo. Todos los mercados han caído sin excepción, esto va a tener una repercusión. Hay también activos que se fortalecen. Nosotros tenemos una parte importante del portafolio en dólares, que logrará rendimientos positivos. Sin embargo, este evento obliga -tanto a nosotros como a todos los que tienen inversiones de largo plazo- a repensar la composición de nuestras carteras: cuánto va a Europa, cuánto a Estados Unidos y en qué sectores.


¿Qué le recomendaría a los que tienen expectativa de retirar su fondo con las nueves leyes que se han dado en el Congreso para las AFP?
La mayoría de la gente que planea retirar el 95,5% de lo acumulado está en el Fondo 1, el de menos riesgo, ahí habrá un impacto, pero es bajo. En el caso de los que planean usar el 25% para fines de vivienda, les aconsejaría que lo piensen bien pues se va afectar su pensión futura, al margen de este hecho en particular.
Así como al PBI mundial, ¿este evento podría restarle unos puntos de crecimiento al PBI local?
No lo creo, el impacto este año no será significativo, los principales perjudicados están en Europa y hay que ver cómo este menor crecimiento en el bloque se traslada al resto mundo. Hay que tener en cuenta que este no solo es un evento no deseado si no también no anticipado. Si bien las encuestas te decían que había una posibilidad de Brexit, en el fondo no se pensaba que se haría realidad. Ayer (jueves) hasta las ocho de la noche, no pasaba nada. La gente se ha ido a sus casas pensando: ya pasó la ola. Las campanas han comenzado a sonar recién a las diez de la noche. Y ahora es un suceso sin precedentes, al que ya están llamando como el fracaso más grande en política exterior de la edad moderna. Por eso, tenemos que sentarnos a ver qué riesgos y qué oportunidades trae.