Foto: Efe.
LONDRES (Agencias).- En unas horas, una jornada histórica se vivirá en Reino Unido cuando los británicos se dirijan a las urnas para participar del referendo donde decidirán si continúan o no formado parte la Unión Europea. Es la segunda vez en 41 años que el país da la opción a su población de votar si quiere seguir siendo parte del bloque.

Si gana la opción de salida, Reino Unidos será la primera nación que adopte una decisión de ese tipo. Situación que preocupa al bloque europeo pues podría generar un efecto dominó. Mientras tanto, los sondeos -un día antes del plebiscito- muestras resultados extremadamente igualados, así como un buen número de votantes indecisos, según detalla el diario El País de España.
 
En este escenario y tras casi cuatro meses de campaña, los principales líderes de ambos bandos han intensificado sus mensajes y apariciones públicas en una pugna codo a codo por cada voto en una consulta en la que 46 millones de británicos están llamados a las urnas.

David Cameron, primer ministro de Reino Unido, volvió apelar este miércoles a las conciencias de los británicos, pero también a los argumentos económicos para defender la permanencia de su país en el bloque europeo. 

“Si nos vamos nuestro país perderá posiciones y la capacidad para hacer cosas en el mundo”, declaró en un acto por la permanencia en la ciudad administrativa de Bristol, al oeste de Inglaterra. Más tarde, en una entrevista al Financial Times, el líder del partido conservador aseguró que no se arrepiente de haber convocado el referéndum. “De una forma u otra, será decisivo. Reino Unido no tendrá que pasar por esto de nuevo, pero por otro lado, si se vota abandonar, esto es realmente irreversible”, precisó.
Cameron también ha alertado que Reino Unido corre el riesgo de aislarse si deja de formar parte del club comunitario. En conversación con el diario The Guardian, criticó  el tono y el enfoque de la campaña por el Brexit (el bando que aboga por la salida) pues, según afirmó,  ha estado “demasiado centrada” en la inmigración, asunto “que debe tratarse con cuidado”, anotó.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, advirtió este miércoles que no habrá una nueva negociación con Reino Unido y que este país ya obtuvo “lo máximo” en los acuerdos logrados en febrero, cuando la Unión Europea otorgó a Londres concesiones como limitaciones en las prestaciones sociales de los trabajadores inmigrantes o un pseudoveto a las legislaciones. El máximo responsable del bloque europeo no adelantó los  planes en la Unión si finalmente triunfa el Brexit en el referendo.

En el otro bando, el exalcalde de Londres, Boris Johnson, identificado como líder de la campaña por el Brexit, también ha reforzado sus mensajes con una apretada agenda y viajes en helicóptero por todo el país. Johnson ha instado a los británicos a “recuperar el control”, el cual se refiere tanto al control económico, como el de la justicia y las fronteras. 

¿Afectará el Brexit a Latinoamérica? El comercio de la región con la economía británica es limitado y si bien su inversión en esta parte del planeta es importante en algunos países, por lo general no tiene la dimensión de los capitales que llegan de otros países como Estados Unidos. 

En los casos de Chile, Colombia, México y Perú, que tienen un Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea, si se produce el Brexit el acuerdo dejará de tener validez solo para el Reino Unido, país que entonces no tendría pactos comerciales con ningún país de la región.