Foto: Efe.
BOGOTÁ (BBC y Reuters).- En un hecho histórico, el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron, la madrugada de este miércoles, la llegada de un acuerdo para el cese al fuego bilateral y definitivo, que dejará atrás más de medio siglo de violencia.

El acuerdo se hará oficial este jueves al mediodía en La Habana, Cuba, en una ceremonia que contará con la presencia del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien encabezará el acto junto al jefe de las FARC, Timoleón Jiménez.

De esta forma, las dos partes se ubican en la recta final de una negociación de paz que comenzó a finales del 2012, en territorio cubano, y cuyo objetivo principal es terminar la confrontación armada de 56 años, que ha dejado 220.000 muertos y millones de desplazados.

“Se llegó a un acuerdo sobre el fin del conflicto”, dijo a Reuters una fuente cercana al gobierno colombiano que pidió mantener su identidad en reserva. Desde las FARC, el jefe guerrillero Carlos Antonio Lozada escribió en su cuenta de Twitter: “Para que cese la horrible noche y se abra el camino de la paz y la esperanza. Jueves 23 de junio anunciaremos el último día de la guerra”.

En la ceremonia de mañana, participarán también el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon; el jefe de Estado de Cuba, Raúl Castro (país garante junto a Noruega, que enviará a su canciller); la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; y los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro (países acompañantes), al igual que los de República Dominicana y El Salvador.

QUÉ IMPLICA LA NEGOCIACIÓN
Son cuatro puntos: 
1. Cese el fuego y de las hostilidades, en forma bilateral y definitiva.
2. Abandono de las armas por parte de las FARC.
3. Garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos.
4. Persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.
CUÁL ES LA AGENDA PENDIENTE
Los cuatro puntos acordados forman parte del quinto capítulo de las negociaciones, denominado "fin del conflicto". Según la agenda, solo falta definir el sexto y final, que incluye la implementación, verificación y refrendación de lo pactado.
Antes del anuncio de este miércoles, ambas partes ya habían acordado:
- Política de desarrollo integral
- Participación en política
- Solución al problema de drogas ilícitas
- Reparación y justicia para las víctimas
El punto más contencioso es el de la refrendación. El gobierno pretende hacer un plebiscito, al tiempo que las FARC piden una convención constituyente. Todavía no han alcanzado un acuerdo en este sentido.