Foto: Andina.
El camino al consenso entre las principales fuerzas políticas del país para sacar adelante las reformas pendientes urgentes le va a costar más de lo previsto a Peruanos por el Kambio (PPK). El fujimorismo, la mayor bancada en el nuevo Congreso, continúa mostrándose reacia a dialogar con Pedro Pablo Kuczynski y condicionan una reunión entre este y su lideresa, Keiko Fujimori, al “pedido de perdón” que el virtual presidente haga por las pullas intercambiadas durante la campaña electoral.

Así lo confirmó el parlamentario fujimorista Rolando Reátegui, durante una breve rueda de prensa, realizada esta mañana en el Parlamento. “Es él quien debería acercarse, mostrar su grandeza y pedir perdón por haber insultado al 50% de los peruanos”, anotó. 

El representante de Fuerza Popular dijo, además, que no tiene conocimiento de una posible próxima cita oficial entre la excandidata presidencial de su partido y el virtual jefe de Estado. 

Desde la tienda de Peruanos por el Kambio, Kuczynski -quien esta mañana sostenía una reunión con su equipo técnico de gobierno para coordinar la transición de mando rumbo al 28 de julio- dijo que el encuentro con Keiko Fujimori podría realizarse luego de el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) anuncie los resultados oficiales de la segunda vuelta del 5 de junio.

Justamente, este martes el máximo ente electoral continuará resolviendo en audiencia pública las 78 apelaciones a las resoluciones de los Jurados Electorales Especiales sobre actas observadas de la segunda elección presidencial. 

Para el parlamentario electo de PPK, Juan Sheput, conforme se procese el resultado de las elecciones, “primará el sentido democrático y Keiko se va a tener que reunir con Pedro Pablo”, indicó. “Vamos a ver qué dinámica hay, y esto se va a tener que establecer de todas maneras”, agregó.

Finalmente, sostuvo que el fujimorismo tendrá que asumir su responsabilidad si opta por cumplir un rol de oposición obstruccionista y no permite avanzar en las reformas que emprenderá el nuevo gobierno en sectores como economía y seguridad ciudadanía.