Daniel Yovera / Poder.pe
Edmundo Cruz / La República


Hace siete meses, Jorge Luis Colán Lévano le ganó una demanda civil a la empresa Logística Integral Marítima Andina (Limasa), el negocio de almacén aduanero que tiene como socios mayoritarios al congresista Kenji Fujimori y a su hermano Hiro.

Colán Lévano es un agricultor de 60 años de edad, habla con dificultad, cojea de la pierna derecha y vive del ingreso que le reporta su pozo de agua. 

En octubre del 2015, un juzgado civil del Callao ordenó que Limasa le pagara a Colán US$ 183,750 porque desde dos años atrás la empresa usufructuaba pero no pagaba la merced conductiva del terreno de 5 mil metros cuadrados que el agricultor le había cedido en alquiler mediante un contrato de dos años firmado en octubre del 2012. 


Limasa le canceló a Colán los once primeros meses. Pero, a partir de setiembre del 2013, la empresa del congresista Fujimori dejó de abonar la renta mensual de US$ 9,187 pactada en el contrato. 

Las obligaciones a las que Limasa se comprometió en un documento firmado por su representante, José Begaza Ramos, no se cumplieron. La almacenera alegó  que su arrendador no era el propietario del inmueble, sino apenas el posesionario. 

Colán entonces intentó hacer valer el contrato por la vía notarial y, después, por el camino de la conciliación. Pero Limasa no respondió la carta y tampoco compareció. Finalmente, el posesionario apeló a la vía civil exigiendo que la arrendataria pague los meses adeudados, más los que llevaba explotando el almacén fuera de contrato y sin pagar. 

LA RAZÓN DEL JUEZ
En octubre pasado, el juez del Tercer Juzgado Civil del Callao, Robert Calderón Castillo, resolvió el caso a favor de Jorge Colán Lévano y ordenó a Limasa la “ejecución forzada” del pago hasta entonces no abonado de US$ 183,750. 

Hasta hoy, la empresa del congresista reelecto más votado del país y de su hermano no cumple con la orden judicial. Y tampoco ha abandonado el terreno, pese a que el contrato de arrendamiento venció en octubre del 2014, sin haberse firmado la renovación. 

"Hiro mismo me pidió..."
"Conmigo el que ha hablado es Hiro. Él mismo vino para que le alquile a Limasa. Como era el hijo del presidente Fujimori le alquilé mi terreno, con confianza. No pensé que me iban a jugar mal ellos, pues".
-¿Y ahora cómo se siente? -le preguntamos.
-Defraudado pues. Aunque sea con mis cultivos algo sacaba, ahora no saco nada.
-¿Vinieron los dos hermanos Fujimori?
-Hiro vino con uno del área de Parques y Jardines del municipio del Callao, Henry Marín.