Foto: Univisión.
El fujimorismo no podía seguir blindado más al secretario general de su partido y legislador por Cajamarca, Joaquín Ramírez. Al reportaje de Cuarto Poder y Univisión que revelara que la DEA le sigue los pasos, medios locales pusieron en evidencia no solo su desbalance patrimonial sino también por qué la agencia antidrogas de EEUU lo tiene en la mira: sus presuntos vínculos con una red de lavado de dinero liderada por un capo de la droga peruano.


Fue por ello que pese al blindaje, tanto de la candidata presidencial Keiko Fujimori como del candidato a vicepresidente José Chlimper, el miércoles por la noche el propio Ramírez decidió “dar un paso al costado” mientras se esclarecen las denuncias que el dirigente de Fuerza Popular considera “infamias”. El anuncio lo hizo el propio parlamentario en su cuenta de Twitter.




El domingo se reveló, según Univisión y Cuarto Poder, que la DEA contaría con un audio en el que Ramírez Gamarra asegura que la hija del expresidente Alberto Fujimori -hoy preso por delitos de corrupción y crímenes contra los derechos humanos- le habría entregado, en el 2013, US$15 millones “para lavarlos”. Keiko Fujimori descartó la información y la propia DEA emitió un comunicado en el que aclaró que no la investiga, pero no mencionó al controvertido congresista.

Ayer, tras un mitín en Arequipa, la aspirante al sillón presidencial sostuvo que el alejamiento de su representante por Cajamarca es una licencia.

“Él va a enfrentar todas esas investigaciones. Para mí lo más importante es que luego del informe periodístico en el que se me señalaba como parte investigada, ahora queda claro, y así lo ha dicho la DEA, que no es así”, dijo.
El alejamiento de Ramírez de las actividades de campaña de Fuerza Popular coincide con la solicitud que la procuradora antidrogas Sonia Medina Calvo, habría hecho el mismo miércoles, para investigar al legislador por lavado de activos provenientes de presuntos actos de tráfico ilícito de drogas, informó el diario La República.

La funcionara tiene en la mira la supuesta relación del mayor financista individual de las campañas del fujimorismo con el presunto capo de la droga peruano, Miguel Arévalo Ramírez, alias “Eteco”.


En paralelo, en el Ministerio Público también se realizan diligencias debido a que el despegue económico del dirigente fujimorista ha llamado la atención. La fiscal supraprovincial Manuela Villar prepara un nuevo pedido de levantamiento de la inmunidad parlamentaria a Joaquín Ramírez, en el que incluirá a su entorno familiar: su hermano y congresista electo Osías Ramírez; su tío el rector de la Universidad Alas Peruanas, Fidel Ramírez Prado; su esposa Rosa Castañeda Cubas; y a su prima y regidora en Lima, Maribel Lucrecia Ramírez Gallegos.