Foto: Andina.
Los denodados esfuerzos de Keiko Fujimori para marcar distancia de su padre y asegurar que en un eventual gobierno suyo no cometería “los mismos errores que él” se vinieron abajo este fin de semana cuando un reportaje de la unidad de investigación de Univisión y el programa Cuarto Poder revelara que la agencia antinarcóticos de Estados Unidos, DEA por sus siglas en inglés, investiga a Joaquín Ramírez, congresista fujimorista y principal financista de la agrupación, por presunto lavado de activos.

Y es que según el testimonio del piloto comercial peruano Jesús Francisco Vásquez, quien desde el 2007 colabora con la DEA, Ramírez le aseguró -en el marco de una operación encubierta realizada en Miami en el 2013- que la candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, le habría entregado US$ 15 millones durante la campaña electoral anterior  “para lavarlos”.

“Él (Joaquín Ramírez) de repente estamos conversando y me dice: ‘¿Tú sabes que la china (Keiko Fujimori) me dio US$ 15 millones en la campaña anterior para lavarlos, para la campaña del 2011 de las elecciones, y yo los lavé a través de una cadena de grifos, de estaciones de combustible?’”, le habría asegurado el legislador y actual secretario general de la agrupación fujimorista.
El informante de la DEA detalló que tras escuchar el comentario trató de asegurarse de lo que había dicho. “Entonces, como para verificar, le digo: ‘¿La china Keiko Fujimori te dio US$ 15 millones para que los laves?’. ‘Sí’, me dijo, ‘me los dio’. Todo eso se estaba grabando’’, anotó. Como anécdota, comentó que un oficial hispano de Broward, al norte de Miami, que trabajaba en la operación, no pudo ocultar la emoción al revisar el audio. “Mi enlace que era el policía José, viene y me dice, esto es bomba, esto es una noticia, es algo formidable”, recordó.
LA DEA CONFIRMA
La unidad de investigación de Univisión y el programa Cuarto Poder trataron de contactar a la DEA, vía correo electrónico, para obtener comentarios sobre la denuncia de Vásquez y al no lograr respuesta, sus equipos periodísticos se trasladaron a la sede de la entidad antinarcóticos en Miami.

Ahí provecharon que Vásquez se disponía a entregar una carta pidiendo resultados de la investigación y consiguieron que el jefe de la DEA de Miami, Adolphus Wright y la portavoz de la DEA, Judith Lambert, confirmaran que la pesquisa ya estaba en curso.

“Es una investigación delicada y está en curso y no podemos hacer ningún comentario”, anotaron los funcionarios.
Por su parte, Joaquín Ramírez, quien se negó a responder a los programas periodísticos que hicieron la revelación, aseguró en otro medio de comunicación que el reportaje es “falso y agraviante” y que además “tiene un propósito político”. Si bien admitió que conocía a Vásquez, anunció que lo denunciará penalmente por calumnia y asociación ilícita para delinquir.

En tanto, Keiko Fujimori, desde Sicuani, en Cusco, cuestionó la acusación y negó haberle entregado dinero a Joaquín Ramírez. “Para mí todo esto es una rara coincidencia, que se filtre tres semanas antes de la elección. ¿Y quién es la persona más interesada? El señor Pedro Pablo Kuczynski (PPK)”, dijo la candidata presidencial.

Ramírez ya fue investigado en Perú por lavado de activos. La pesquisa fue abierta en el 2014 y un año más tarde se pidió el levantamiento de su inmunidad parlamentaria. En la indagación, se detectó que el congresista era dueño de inmobiliarias, inmuebles y grifos que conformaban su lista de 19 empresas.

De acuerdo con la agencia estadounidense, su relación con Vásquez inició en el 2013, cuando se embarcaron en un proyecto de aviación comercial. Ambos se conocían con el tío del parlamentario, Fidel Ramírez, rector de la Universidad Alas Peruanas. El récord migratorio de Joaquín Ramírez demuestra que estuvo en Miami en la fecha citada.

El informante de la DEA precisó, además, que el legislador necesitaba tres aviones jet de 50 pasajeros para un pre-contrato con la Federación Peruana de Fútbol.