Foto: Andina.
Gases del Norte (Gasnorp), filial del grupo de capitales colombianos Promigas, tiene 15 días hábiles para apelar a la decisión del Ministerio de Energía y Minas (MEM) que el pasado 11 de mayo declaró improcedente su solicitud para adjudicarse la concesión de la distribución de gas natural en la región Piura.

En su notificación a la empresa, que se hizo pública ayer, la Dirección General de Hidrocarbruros del MEM argumentó que rechazó la propuesta porque no era sostenible debido a que los volúmenes de gas natural planteados para los dos primeros años de operación no eran suficientes para garantizar de los consumidores regulados.


También consideró que los ductos de la Empresa Eléctrica de  Piura (EEPSA), que llevan gas natural a la refinería de Talara y a la central térmica Malacas, no son transferibles en el marco de este proceso de concesión, lo que representa un cambio de opinión por parte de esta instancia que en documentos anteriores indicaba que esta infraestructura era necesaria para darle viabilidad a la operación.

Por su parte, Gasnorp anunció mediante un comunicado que recurrirá a todos los recursos que la ley le otorga hasta lograr que la decisión del MEM sea revocada. La compañía aseguró que los argumentos de la Dirección General de Hidrocarburos no son válidos pues cumplió con todos los requisitos técnicos y legales exigidos por las entidades y organismos correspondientes.

Asimismo, cuestionó que se haya optado por “no transferir los ductos de EEPSA al concesionario” cuando existen normas expresas que así lo disponen, que se han aplicado en otras concesiones y que se deben aplicar también en este caso.

De acuerdo con el MEM, la apelación en segunda instancia será resuelta por el viceministerio de Energía y si, finalmente se ratifica la improcedencia, la petición iniciada por Gasnorp habrá culminado de manera definitiva.