Foto: semana.com.
En los próximos días, el Ministerio de Energía y Minas determinará si finalmente entrega a Gases del Norte (Gasnorp) el negocio del transporte de gas natural en la región. La iniciativa está en la mira de especialistas, autoridades y empresas porque consideran que las condiciones planteadas para hacerla viable afectarán tanto a hogares como a compañías locales.

Jorge Pérez- Taiman, representante legal de Gasnorp, que en realidad es el nombre que la firma colombiana Promigas ha adoptado para hacerse de esta iniciativa, responde en entrevista con PODER a los cuestionamientos. Actualmente, Promigas tiene el 40% de Cálidda, que distribuye el gas en Lima y participa además en Gases del Pacífico, compañía formada para llevar el combustible a Huaraz, Cajamarca, Lambayeque, Pacasmayo, Chiclayo, Chimbote y Trujillo.

Las autoridades locales y colectivos de Talara cuestionan las tarifas planteadas para las conexiones domiciliarias pues aseguran que pagarán más que en la capital.

En Lima, se paga S/ 17,90 por un servicio por el que en Piura se pagará S/ 12,60. Lo mismo pasará con la conexión, el costo en la región será la mitad de lo que se paga en Lima. Ahora si una familia -porque tiene ahorros o accede a un préstamo- cancela al contado la conexión solo desembolsará S/ 12,60 mensual, más barato que el balón de GLP que cuesta S/ 40. Pero si no tiene el financiamiento, pagará S/ 15 al mes, más los S/ 12,60 del gas, y sigue siendo más barato que en la capital. Las cifras que da el alcalde de Talara están equivocadas, no está diciendo la verdad y no es cierto que la población no apoye la concesión, hubo resistencia al principio, pero con las nuevas tarifas, que son las más bajas del Perú, ya hay aceptación.
No solo en la población hay preocupación, también Petroperú tiene observaciones al proyecto de concesión porque pasaría a tener una tarifa más alta.

Fue al principio, en enero, cuando las tarifas eran más altas. Nosotros ya nos hemos reunido con el gerente de la refinería de Talara, quien ha quedado satisfecho porque los precios han bajado y, además, porque actualmente solo le compran a Eppsa, que no es un productor, es un intermediario, que compra barato y les vende caro pues tienen el único ducto que llega a la refinería. Pero cuando nosotros entremos, Petroperú podrá negociar directamente con los productores y a nosotros solo nos pagará la tarifa de inscripción, la cual es regulada, aprobada por Osinergmin y por regla debe ser 20% más baja.
Expertos, autoridades y colectivos también cuestionan la cobertura, ¿por qué 64 mil hogares en ocho años en una población de casi dos millones?

El proyecto contempla una inversión de US$280 millones para 250 kilómetros de ductos y 64 mil conexiones que llegarán a 300 mil personas. Si se compara con la penetración que ha tenido el gas natural en Lima, hoy 12 años después hay 350 mil conexiones en una ciudad de nueve millones de habitantes. Hablar de 64 mil conexiones en Piura, en ocho años, es un promedio más agresivo de penetración. Este es un tema técnico no político. Políticamente se pueden pedir 100 mil conexiones en un año, pero eso no es factible. Fíjese en Cusco, que tiene Camisea y pese a que ha pasado más de una década, todavía no accede al gas.
Justamente, hay un reclamo de los distritos productos de El Alto y Los Órganos, ¿por qué no han sido considerados entre las 64 mil conexiones?
El gas va a llegar a El Alto y Los Órganos, puede ser incluso dentro de los ocho años, pero nosotros tenemos que garantizar antes un mínimo de 64 mil conexiones en cinco distritos, que son las ciudades más grandes porque así podremos alcanzar a más hogares. Evidentemente, como en Lima, se va a ir llegando poco a poco a más lugares, pero tenemos que concentrarnos en las jurisdicciones donde hay más población para hacer esto viable técnicamente. Los pedidos del alcalde (de Talara) son políticos. Hay personas que se oponen, tienen derecho a oponerse, pero no por ello tienen la razón.
Así como personas, hay empresas como Eppsa a las que les preocupa la concesión pues implicaría la “expropiación” de ductos que adquirieron tras un proceso de privatización.

Ellos recibieron esos ductos que antes eran de Petroperú como propiedad, pero hay una norma que establece que esa infraestructura tiene que pasar al distribuidor y, en consecuencia, comprado por nosotros. Si eso no ocurriera, la tarifa de los hogares -según ha calculado Osinergmin- subiría a S/ 17. La posición de ellos es contraria, nosotros creemos que hay argumentos legales que nos respaldan. Al final, decidirá la Dirección General de Hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas, que ya se ha pronunciado a favor en forma preliminar.
Los expertos advierten, además, que si Gasnorp obtiene la concesión de Piura habría un riesgo de concentración empresarial, pues Promigas tiene Lima y está vinculado a compañías presentes en otras regiones

Promigas tiene el 40% de Cálidda y el otro 60% lo tiene el Grupo Energía de Bogotá, que es nuestra competencia. Nosotros perdimos la distribución en Ica, donde nos ganó justamente el Grupo Energía de Bogotá. También están las conexiones en las ciudades del sur: Arequipa, Ilo y Mollendo, que la ganó una empresa española. Existe la distribución en el centro, que la ganó Graña & Montero. Y cuando nosotros presentamos nuestra propuesta para Piura, se presentó otra empresa que fue descalificada.
La empresa que fue descalificada (Sechura Oil & Gas) fue declarada como ganadora de la concesión en Piura en noviembre del 2015, luego el Ministerio retrocedió.

Ellos no ganaron, fueron seleccionados para continuar, pero se descubrieron irregularidades, por eso fueron retirados. Si nuestra competencia fue eliminada, nosotros teníamos que seguir con el proceso. Esperamos que en este mes (mayo), el Ministerio de Energía se pronuncie sobre la entrega de la concesión.


* Nota de redacción: Voceros de Petroperú precisaron a PODER que la firma estatal “no está ni a favor ni en contra” del proyecto de concesión de la distribución del gas natural en Piura pues es un proceso que debe definir la Dirección General de Hidrocarburos del Ministerio de Energía y Minas (Minem).