Foto: Forbes.
WASHIGNTON (Agencias).- Tras su esperada reunión de política monetaria, la Reserva Federal de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) decidió mantener sus tasas claves sin cambios, en el rango entre 0,25% y 0,50%, debido a la desaceleración que experimenta la mayor economía mundial.

De esta forma, los indicadores para el costo del dinero en  EEUU se mantendrán como lo están desde diciembre, cuando fueron subidos por primera vez en ocho años.

En su comunicado emitido tras dos días de discusiones, la Reserva Federal precisó que si bien el crecimiento estadounidense avanza a un menor ritmo, el mercado laboral mantiene su dinamismo.

“La Fed continúa siguiendo de cerca la evolución económica y financiera internacional”, indicó el comunicado, aunque no dio más detalles sobre los riesgos que enfrenta la economía estadounidense.

La entidad monetaria también señaló que “la actividad económica crecerá moderadamente” y que los indicadores del mercado de trabajo “seguirán ganando fuerza”. Estimó que la inflación seguirá siendo baja en el corto plazo, pero que subiría hacia el objetivo de 2% a mediano plazo, cuando se hayan disipado “los efectos provisorios” de los bajos precios de la energía y de productos importados.

“El comité sigue vigilando de cerca los indicadores de la inflación y los acontecimientos económicos y financieros mundiales”, finalizó.