Foto: Andina.


Las modificaciones, detalladas en el texto de la Ley Nº 30425 publicada en el diario oficial El Peruano, fueron antes cuestionadas por ser consideradas antitécnicas, inconstitucionales y contrarias a tratados internacionales suscritos por el Perú. Hoy, tras la insistencia del Parlamento, la norma es realidad y constituye una nueva reforma al esquema de AFP, luego de la que también se realizó en este Gobierno durante el 2012.

A continuación, un resumen de las nuevos beneficios que tendrán los trabajadores que han encargado a las cuatro AFP que operan en el país (Habitat, Prima, Integra y Profuturo) el ahorro para su jubilación:

1. LIBRE DISPONIBILIDAD O PENSIÓN

El afiliado a partir de los 65 años de edad podrá elegir entre percibir la pensión que le corresponda en cualquier modalidad de retiro, o solicitar a la AFP la entrega de hasta el 95,5% del total del fondo disponible en su Cuenta Individual de Capitalización (CIC) en las armadas que considere necesarias.

El afiliado que ejerza esta opción no tendrá derecho a ningún beneficio de garantía estatal. Lo dispuesto en el párrafo anterior se extiende a los afiliados que se acojan al régimen especial de jubilación anticipada.

2. LA DEUDA A LOS AFILIADOS NO PRESCRIBE
Las pretensiones que buscan recuperar los aportes efectivamente descontados a los trabajadores y no abonados o depositados por el empleador en forma oportuna a la AFP son imprescriptibles.
3. PARA GARANTÍA HIPOTECARIA
Excepcionalmente el afiliado a una AFP podrá usar el 25% del fondo acumulado en su Cuenta Individual de Capitalización como garantía para la cuota inicial de un crédito hipotecario para la compra de una primera vivienda en cualquier momento de su afiliación.
4. PRÓRROGA DE LA JUBILACIÓN ANTICIPADA
La norma también extiende la vigencia del Régimen de Jubilación Anticipada por Desempleo en el Sistema Privado de Pensiones (REJA), creado por la Ley 29426, hasta el 31 de diciembre de 2018.
5. RETIRO O JUBILACIÓN POR ENFERMEDAD

También se permitirá la jubilación anticipada o el acceso a la devolución de aportes, en el caso de que el afiliado tenga el diagnóstico de una enfermedad terminal o de cáncer.

La enfermedad debe estar debidamente declarada por el comité médico evaluador calificado por la SBS, no obstante el trabajador no reúna los requisitos señalados en la Ley de Jubilación Anticipada y siempre y cuando no pueda acceder a una pensión de invalidez. 

En caso de que el afiliado declarado con enfermedad terminal o diagnóstico de cáncer, no cuente con beneficiarios de pensión de sobrevivencia, podrá solicitar adicionalmente la devolución de hasta el cincuenta por ciento (50%) de sus aportes, incluyendo su rentabilidad. En este último caso la cotización de su pensión se efectuará considerando el retiro de los aportes antes referidos.

La Ley entra en vigencia este viernes, pero la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) ha enviado un comunicado a los medios de comunicación anunciando que el martes 26 publicará un manual especificando el procedimiento que deberán seguir los afiliados para acceder a cualquier de estos cinco beneficios.