Foto: yucatan.com.mx.
GINEBRA (EFE).- Es momento de ponerle fin al secreto bancario para acabar así con el flujo transfonterizo de fondos ilícitos, propuso este viernes el experto en deuda externa y derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Juan Pablo Bohoslavsky, al comentar el escándalo generado por los Panama Papers.

¿La razón? La evasión de impuestos y el movimiento de fondos de origen ilegal desautoriza a la justicia y priva a los gobiernos de los recursos necesarios para garantizar los derechos económicos sociales y culturales, anotó el experto.

Esta semana, la investigación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y el diario alemán Süddeutche Zeitunghan reveló que corporaciones, millonarios y responsables políticos -entre los que figuran candidatos a la presidencia y empresarios peruanos- han ocultado presuntamente y de forma sistemática sus activos en más de 21 paraísos bancarios.

“Los clientes pueden haber tenido diferentes motivos para depositar sus activos en más de 210.000 compañías fantasma, pero la evasión fiscal, el ocultamiento de la corrupción y los fondos ilegales parecen ser el motivo prominente”, refirió el representante de la ONU.

Bohoslavsky presentó recientemente ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU un estudio que elaboró sobre los flujos financieros ilegales. Una de sus conclusiones fue que las compañías fantasmas han sido tradicionalmente utilizadas por grupos y personas para evitar sanciones, ocultar el tráfico de drogas, el comercio ilegal de armas y el terrorismo, así como por dictadores responsables de graves violaciones de los derechos humanos.

La evasión de impuestos destruye la confianza en las instituciones públicas y en el funcionamiento de la ley, hunde la capacidad fiscal para la inversión en sanidad o educación públicas, en la seguridad social y otros bienes y servicios públicos”, explicó.
En el caso de los Panama Papers, más de 14.000 bancos, bufetes de abogados y otros intermediarios pudieron haber creado compañías o fundaciones para sus clientes.

"Los papeles de Panamá han desvelado la necesidad de acabar con el perjudicial secreto bancario, para el que no hay ninguna justificación", finalizó el experto.