Foto: Agencia Andina
Frente a la caída del precio internacional del petróleo (hoy a US$ 35 por barril aproximadamente) la Sociedad Peruana de Hidrocarburos, gremio que tiene entre sus socios a las principales empresas petroleras del Perú, pidió beneficios al Estado para evitar una mayor contracción del sector y afectar los ingresos por canon de las regiones y evitar pérdidas de empleo.

De acuerdo con el INEI, la producción de hidrocarburos registró una contracción de 29,52%, manteniendo una trayectoria decreciente por doce meses sucesivos. La producción de petróleo crudo en enero se redujo 18%.

En este panorama, las empresas petroleras han pedido declarar de interés nacional los proyectos de inversión en exploración, desarrollo e infraestructura de hidrocarburos para priorizar su atención y minimizar la “tramitología”.

Entre las solicitudes del gremio, destacan tres propuestas: menores regalías, moratoria de obligaciones y una norma para regular la creación de zonas reservadas y áreas protegidas.

REGALÍAS DE EMERGENCIA
Con la finalidad de disminuir los costos fijos de las empresas petroleras, el gremio ha propuesto una regalía de emergencia. ¿Cómo funcionaría?

Dos de los principales pagos que hacen las empresas petroleras son el impuesto a la renta (que se calcula a partir de las ganancias) y la regalía, que se paga por explotar el recurso y se calcula a partir de la producción.

Cada contrato petrolero se vale de una gama de metodologías para definir la regalía que pagará. Hoy esta oscila entre 15% y 30% con una media de 20% aproximadamente.

“La regalía fijada en muchos casos eleva los costos de las empresas petroleras y genera que se siga produciendo, pero a pérdida”, comenta a PODER Beatriz de la Vega, socia de EY.

Las empresas petroleras podrían acercarse a Perúpetro y solicitar la modificación de los contratos para reducir la regalía. Sin embargo, para De la Vega, no es tan simple y esto se facilitaría con un permiso legal emitido por el Ejecutivo, en el marco de delegación de facultades, para establecer un entorno más favorable para la reducción de regalías. Esto, puntualmente, para los contratos que ya  firmados, pues los nuevos podrían acordar regalías más acordes a la coyuntura.

MORATORIA DE OBLIGACIONES
Actualmente, existen contratos petroleros que ya están ingresando a una etapa  en la que, obligatoriamente, tienen que perforar pozos. “Si en este momento, Perupetro exige a las empresas que perforen, al final van a devolver el lote porque sus matrices no les van a dar dinero para continuar con el proyecto dados los bajos precios internacionales”, dijo Carlos Gonzáles de Enerconsult.

Por ello, las petroleras han propuesto una moratoria de obligaciones, es decir, que se suspenda la exigencia de perforación, entre otras, por un espacio de dos o tres años, hasta que los precios suban otra vez y sea rentable ejecutar los proyectos.

ZONAS RESERVADAS
La Sociedad Peruana de Hidrocarburos considera prioritario aprobar una norma que señale que en las áreas de los actuales contratos en fase de explotación se podrán crear zonas reservadas y áreas naturales protegidas solo respecto de las áreas que hayan sido devueltas por el contratista al Estado al término de la fase de exploración y se cuente con aprobación previa del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Recientemente el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernamp) ha propuesto crear la reserva del Mar Pacífico Tropical, ubicada en el norte del país. Cuatro empresas petroleras (Karoon, BPZ, Gold Oil y Savia) han dicho que esto impediría el desarrollo de sus actividades pues operan cinco lotes que colindan o se superponen a lo que sería el área protegida.

A fines de marzo, Pedro Gamboa, jefe del Sernamp, dijo que la creación del Mar Pacífico Tropical no representa riesgo alguno para las inversiones, pues ya existen empresas petroleras en la selva que desarrollan sus actividades sin inconvenientes, pues se respetan los derechos reales adquiridos.

Sin embargo, para Carlos Gonzales, de Enerconsult, esto no basta porque la normativa señala que se respetarán los derechos adquiridos pre existentes y que la regulación se fundamenta en el objetivo del área protegida creada. 

“¿Qué pasa si una empresa petrolera presenta su EIA para la ruta del oleoducto con el que va a sacar el petróleo del fondo del mar y el Sernamp dice que esa ruta no se condice con el objetivo de la reserva marina? Es posible que se rechace la creación del ducto, porque la norma dice que se respetarán los derechos adquiridos siempre y cuando estén acordes con el objeto de la reserva marina.”, explica Gonzales. 

Agrega que no debería existir apuro en la creación de la reserva Mar Pacífico Tropical, pues pronto habrá cambio de gobierno, y que lo prioritario en contexto de precios bajos internacionales, es la actividad petrolera que genera canon y puestos de trabajo en las regiones.