Foto: Andina.
La reducción de la desigualdad en el país debe ser una de las prioridades del siguiente gobierno pues, conforme demuestra el siguiente informe de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), el crecimiento económico experimentando en la última década no basta para cerrar las brechas, las cuales paradójicamente se concentran en las regiones con importante actividad extractiva.

De acuerdo con el Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (IEDEP) de la CCL, entre 2007 y 2014 el Producto Bruto Interno (PBI) creció a una tasa promedio anual de 5,6%, lo que permitió que la desigualdad de los ingresos familiares -medida con el coeficiente Gini (CG)- cayera del promedio nacional de 0,50 a 0,44, es decir, se contrajera a una tasa de 1,9% anual.

¿Qué es el coeficiente Gini (CG)? Se trata de una unidad de medida que oscila entre 0 y 1, donde 0 corresponde a la equidad total en la distribución de ingresos y 1 es la máxima inequidad. Para calcularlo, se emplea el ingreso per cápita de un hogar expresado en términos reales con base en la ENAHO-INEI.

Según la CCL, en el periodo citado la desigualdad disminuyó en casi todas las regiones del país. Sin embargo, pese al avance, nueve de estas jurisdicciones todavía concentran la disparidad de ingresos más altas. Son los casos de San Martín (0,510), Cajamarca (0,485), Loreto (0,477), Huánuco (0,469), Amazonas (0,460), Cusco (0,454), Moquegua (0,454), Ayacucho (0,452) y Huancavelica (0,437). 

Al otro extremo, Arequipa (0,379), Tumbes (0,343), Ucayali (0,331) e Ica (0,280) son las regiones con menor desigualdad en el ámbito nacional. En tanto, en San Martín (1,1%) y Madre de Dios (0,5%), simplemente no hubo mejoras.

Los resultados en todas estas jurisdicciones parecen contradictorios si se tiene en cuenta que en los años citados Cusco, Ica, Amazonas y Tumbes fueron las regiones con mayor crecimiento económico. Según cifras del IEDEP, experimentaron cifras de expansión anual de 9,7%, 7,9%, 7,1% y 7%, respectivamente.

"Pese el avance económico alcanzado, Cusco y Amazonas se encuentran entre las seis regiones con mayor desigualdad, mientras Tumbes e Ica se ubican entre las tres regiones con menores registros de desigualdad”, detalló el director del IEDEP de la CCL, César Peñaranda. 
Para el economista, en el actual contexto es relevante evaluar lo sucedido con las disparidades del ingreso familiar entre las regiones después que el país ha registrado un importante ciclo expansivo del PBI tanto a nivel nacional como regional.