Foto: Odebrecht
La empresa constructora Odebrecht confirmó a PODER que se encuentra explorando la venta de parte de su participación en dos importantes activos en el Perú: la concesionaria Rutas de Lima y la Central Hidroeléctrica de Chaglla, en Huánuco.

Esto responde al programa de venta de acciones por casi US$ 3.000 millones del grupo constructor como respuesta a la desaceleración económica brasileña y los hechos de corrupción en los que se ha visto envuelta a raíz del caso Lava Jato.

“Con el ajuste monetario, la contracción del crédito y el Lava Jato, se inició un programa de venta de activos”, dijo el presidente del grupo Odebrecht, Newton de Souza a la agencia Associated Press.

La concesionaria Rutas de Lima es un proyecto cuyo contrato se firmó en el 2013, otorgado por la Municipalidad de Lima, y comprende la operación y mantenimiento de 31,5 kms de la Panamericana Norte, 54,1 kms de la Panamericana Sur y la extensión de 19 kms de la autopista Ramiro Prialé. La inversión asciende a más de US$ 2.000 millones.

“Estamos evaluando una venta de participación y oyendo las propuestas del mercado”, dijeron desde Odebrecht a PODER sobre Rutas de Lima.

La Central Hidroeléctrica de Chaglla, en Huánuco, cuenta con una capacidad instalada de 456 MW de potencia.

En diciembre del año pasado, el diario El Mercurio señaló que la generadora eléctrica chilena Colbún estaba en negociaciones con Odebrecht para concretar la adquisición de la central de Chaglla. A los pocos días, Colbún afirmó que si bien había estudiado los antecedentes del proyecto, no se encontraba participando en el proceso formal de venta.

Sobre Chaglla, Odebrecht dijo a PODER que la decisión de venta ahora ha madurado y está en conversaciones con bancos para continuar el proceso. Optaron por no dar detalles sobre posibles interesados.