Foto: Andina.
Consultada sobre si buscará apoyo en fuerzas de derecha en una eventual segunda vuelta, Verónika Mendoza, candidata presidencial del Frente Amplio, dijo a El Mercurio de Chile que en su momento evaluarán con qué agrupaciones políticas podrían llegar a un acuerdo y que “más allá de las diferencias programáticas, el criterio que primará será el de la defensa de la institucionalidad democrática”.

El diario chileno destaca que Mendoza tiene un sentido crítico, pues “reconoce la derrota del kirchnerismo en Argentina, el fracaso del referendum constitucional de Evo Morales en Bolivia, y las crisis políticas y económicas por las que atraviesan venezuela Y Brazil". La publicación detalla que para ella, estos son signos de que la izquierda está cerrando una etapa.

Mendoza detalló su propuesta de diversificación económica con la que busca promover sectores como la agricultura. Asimismo, dijo que impulsará el sector de la industria del gas y fomentará más el turismo.

Para combatir la corrupción planteó que todas las actividades del gobierno sean supervisadas por una Autoridad Autónoma de Transparencia, que fiscalizará cómo son utilizados los recursos del Estado. Además de fortalecer la Contraloría y establecer la imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.

Sobre el fujirmorismo declaró a El Mercurio de Chile que “sería una catástrofe para nuestro país que este tipo de régimen volviera a gobernar”. Comentó también sobre las movilizaciones en contra de la candidatura de Keiko Fujimori que se realizan en distintas partes del país. 

De acuerdo con el último simulacro de voto presidencial de Ipsos, publicado ayer, Verónika Mendoza cuenta con el 12,1% de las preferencias, lo que la sitúa en el tercer lugar, superando al candidato de Acción Popular, Alfredo Barnechea.