Fuente: La República.
Son cuatro los escenarios que se manejan para una eventual segunda vuelta tras la elecciones del 10 de abril. ¿La razón? La estrecha diferencia entre los candidatos que se ubican en el segundo, tercer y cuarto lugar puede cambiar en las siguientes dos semanas a favor de cualquiera. Es que mientras Keiko Fujimori se consolida en el primer lugar con un 32%, Pedro Pablo Kuczynski (16%), Verónika Mendoza (12%) y Alfredo Barnechea (11,1%) aparecen con intenciones de voto que los mantienen casi empatados, según el simulacro de votación de Ipsos Perú.
¿Qué factor definirá la elección? De acuerdo con el presidente ejecutivo de Ipsos Perú, Alfredo Torres, hay un 10 % de votos en disputa entre los diferentes candidatos presidenciales, porcentaje que dibujará una nueva foto para el posible balotaje.

Podríamos decir que hay hasta un 10% que está en disputa y de ahí pueden surgir las diferencias. Las distancias entre el segundo, tercero y cuarto (lugar) todavía no es tan grande”, comentó en entrevista a Canal N. Si bien estamos viendo a un PPK que ha logrado defender su segundo puesto, la ventaja no es tan significativa frente a quienes, prácticamente, le pisan los talones, anotó.

¿De dónde sale ese 10%? “Actualmente, la opción de votación del blanco y viciado llega al 17,1%, porcentaje que es muy elevado. Lo normal es que esté entre 8% y 12%. Por lo tanto, habría cerca de 7% de votos en disputa, sumado a lo que se puedan quitar unos a otros, o a lo que se pueda quitar a quienes están al final de la tabla”, explicó Torres.

Eso sí, Kuczynski -al igual que Fujimori- poseería un voto duro. Mendoza tendría una tendencia similar. El problema sería para Alfredo Barnechea, cuya preferencia electoral es “menos dura”, según Torres. De hecho, argumentó que el principal problema de Barnechea es el empate técnico con Verónika Mendoza, quien ya aparece ligeramente por encima del aspirante de Acción Popular, en el simulacro de votación difundido en la víspera.

“Esto genera una señal de alarma para Acción Popular, porque la candidata de Frente Amplio puede estar quitándole parte de sus votos. Es más por este lado, que por el lado de PPK, que ha logrado consolidar una preferencia electoral, que además ya no está creciendo mucho”, afirmó.