Foto: Andina.
Como no se veía desde las elecciones del año 2000, cuando Alberto Fujimori buscaba irregularmente una tercera reelección, las máximas instancias electorales -presionadas por la cercanía del día de votación y la aplicación de una nueva norma alectoral- han vuelto a emitir sus fallos de madrugada o en víspera de feriados. Este año, la primera vez fue para resolver los casos de Julio Guzmán y César Acuña, y este jueves lo hicieron para decidir sobre el pedido de exclusión contra Keiko Fujimori, la hija del expresidente, en su segundo intento por convertirse en jefa de Estado.

Según el fallo del Jurado Electoral Especial de Lima Centro 1, no se ha probado que la lideresa de Fuerza Popular haya infringido el Artículo 42 de la Ley de Partidos Políticas pues en la actividad proselitista en la que supuestamente entregó dinero a simpatizantes (realizada el 14 de febrero), ella va en calidad de invitada, no da directamente la dádiva, esta tampoco proviene de su patrimonio ni mucho menos se demuestra que encargue la entrega a un tercero, argumenta la instancia.

En el caso de César Acuña, por ejemplo, es él quien realiza directamente la promesa de la entrega de dinero. “Yo voy a mandar a dos personas a entregarte...”, indicaba el líder de Alianza para el Progreso a simpatizantes, en uno de los vídeos en los que se le capta ofreciendo dádivas en actividades de campaña, tanto en Chosica como en Piura, y por los que fue excluído de la contienda, recuerda el experto en temas electorales, José Naupari.

Fujimori, al contrario, no ha prometido ni ofrecido ni entregado directamente. Solo decía “hemos organizado con Factor K”, lo que puede interpretarse como colaboración, trabajo conjunto. Factor K tampoco forma parte de la estructura orgánica de Fuerza Popular, por lo que no se puede demostrar que actuó bajo el mandato o dirección de la agrupación fujimorista. 

DETALLES QUE CUENTAN
Hay también un video de la presentación de Fujimori en la Universidad de Harvard, en octubre del 2015, donde la candidata menciona como uno de los logros de su partido la integración de los jóvenes a la política, a través de Factor K, lo que ayudaría a corroborar la relación entre el colectivo juvenil y Fuerza Popular.

Sin embargo, explica Naupari, esto solo prueba la coordinación entre ambos, la relación horizontal. “Si yo no formo parte de la estructura orgánica del partido, ¿cómo coaccionó al tercero de que haga lo que yo quiero?. No se ha demostrado que haya una subordinación en este caso”, refirió.
José Chlimper, candidato a la vicepresidencia en la lista de Fuerza Popular, ya ha admitido que el fujimorismo financiaba a Factor K, pero -según precisó- dejó de hacerlo cuando entro en vigencia la nueva Ley de Partidos Políticos, la cual incluye severas sanciones para la entrega de dádivas.

ARGUMENTO CUESTIONABLE
Eso sí, es altamente cuestionable que el Jurado Electoral Especial desestime el pedido de exclusión tomando como argumento central la naturaleza originaria del evento, la cual -de acuerdo con sus organizadores- tuvo carácter artístico y cultural, pero nada impide que se distorsione y devenga en un acto proselitista, anota Naupari.

Sobre todo, si es que los asistentes llevan pancartas y propaganda de la organización política y/o candidatos, o signos distintivos del partido, si se lanzan arengas a favor de la organización política o candidato. 

Otro de los argumentos esbozados para solicitar el retiro de la candidata fujimorista es la relación con  el empresario que supuestamente donó el dinero para los premios. Se trata de Alberto Campujó Hervias, quien habría sido candidato de Fuerza Popular en las elecciones regionales y municipales pasadas, pero que no aparece inscrito en el Registro de Organizaciones Políticas (ROP), requisito indispensable para ser considerado militante de un partido para las entidades electorales. Así lo demostraron en el caso de Todos por el Perú.

El que hayas sido candidato por una organización política no te convierte en afiliado. Hay una diferencia entre lo que es un simpatizante y un afiliado. En el caso del secretario provincial, se trata de un cargo no inscribible en el ROP, pero sí lo es su afiliación, lo que no ha ocurrido, al parecer.

"Al quedar claro que no son afiliados ni militantes, sino simpatizantes (por lo visto, modus operandi de Fuerza Popular si tomamos en cuenta que Factor K no forma parte de la estructura orgánica del partido político), cabe preguntarse si debe imputarse responsabilidad y, en consecuencia, sancionar con multa y exclusión al partido político y candidato respectivamente, por conductas realizadas por terceros”, sostiene Naupari.

EL PROBLEMA ES LA LEY
Desde que empezó este proceso, los organismos electorales han venido aplicando la nueva norma electoral, la Ley de Partidos Políticos Nº 30414, sobre la marcha, a falta de una debida y oportuna reglamentación. Los problemas se han hecho más evidentes al aplicar, con diferente gradualidad, el Artículo Nº 42, el que sanciona la entrega de dádivas, anota el experto en temas electorales.

Por ello, si los ciudadanos que presentaron las solicitudes de exclusión van a apelar la decisión -el plazo vence el domingo- tendrán que consignar elementos que prueben la relación de Fuerza Popular, y la candidata, sobre Factor K y el financiamiento de la agrupación sobre el colectivo juvenil al menos hasta el día en que se entrega la dádiva.

Debe apuntarse a un vínculo formal entre esos terceros y Keiko Fujimori y, sobre todo, evidenciar el por qué, a pesar de la inexistencia de este vínculo formal, la candidata sí tiene capacidad para ordenar a aquellos terceros de hacer la entrega de dinero y, claro, evidenciar dicha orden o mandato. Sin ello, veo poco probable que prosperen los pedidos de exclusión contra Fujimori Higuchi”, finaliza el también exfuncionario del JNE.