Foto: Perú21.
Las faltas a los procedimientos internos que algunas agrupaciones políticas han cometido en estas elecciones no son solo de aquellas que son nuevas y, por ello, inexpertas. Ya en PODER detallamos los casos del PPC y Acción Popular, y hoy la denuncia de una valiente militante que no temé en brindar su identidad, Ángela Valdez, nos lleva a serias irregularidades en nada menos que al Apra, el partido con mayor trayectoria del país.

Ángela Valdez, conocida militante aprista, acudió el 2 de noviembre del 2015 al Jurado Nacional de Elecciones (JNE), que dirige Francisco Távara, para denunciar la irregularidad que las máximas instancias del local de la Avenida Alfonso Ugarte habían cometido al elegir a Alan García como candidato presidencial y optar por la formación de una alianza con el PPC y Vamos Perú. 



¿La razón? De acuerdo con el estatuto del propio partido de la estrella, el mandato de las autoridades que tomaron estas decisiones – que sellaron con una convención nacional electoral- ya venció. Se trata de la Comisión Política Nacional y el Comité Ejecutivo Nacional – CEN, integrados en su mayoría por militantes elegidos en un Congreso Nacional del Partido para el periodo 2010 – 2014 y cuya permanencia, ante la imposibilidad de realizar un cónclave similar, fue extendida en forma ilegítima. 

La acción es irregular, pues según el artículo N° 12 de la norma interna aprista, el Congreso Nacional del Partido no solo es la máxima instancia de la agrupación sino que es la única que puede elegir a los integrantes de la Comisión Política y del CEN, decisión para la que además debe efectuar una convocatoria cada cuatro años, con no menos de 60 días de anticipación, la cual debe ser pública, detallando la fecha, la sede y la agenda.


¿Porqué no se realizó el Congreso en la fecha correspondiente? En enero del 2015 el propio secretario institucional del partido, Omar Quesada, en entrevistas a medios de comunicación, admitía que en varias oportunidades se había postergado la realización de la actividad para la renovación de las autoridades partidarias y que no era seguro que se vaya a realizar durante el citado año. Por aquel entonces, las denuncias sobre los narcoindultos habían caído como balde de agua fría sobre la militancia del partido de la estrella, ya mellada por el escándalo anterior de los petroaudios.

“La dirección política es la única que determina la fecha propicia y oportuna para el cambio de autoridades del partido, y eso todavía no se ha fijado”, decía Quesada, según consigna tanto la agencia Andina como la página de noticias de RPP. Por aquel entonces, Quesada era el secretario institucional del Apra, y Jorge del Castillo, era el secretario general, encargaturas que mantenían desde el 2010, pese a que el Artículo Nº 35 el estatuto señala que ambos puestos tienen vigencia de cuatro años y son designados también por el Congreso Nacional.



Entonces, ¿cómo es que el JNE no se percató de estas fallas al momento de validar la participación del partido para los actuales comicios? Hay más, el 03 de marzo del 2015 el personero legal de a agrupación solicitó al director del Registro de Organizaciones Políticas (ROP), Fernando Rodríguez Patrón, la modificación del estatuto aprista, la cual fue aprobada tanto por el CEN como por el Comité Ejecutivo Nacional, según los documentos enviados por el partido y pese a las irregularidades detalladas.