Foto: Andina.
La cotización de la moneda estadounidense volvería a descender, pese a que hoy subió a S/ 3,40, desde los S/ 3,38 del viernes, y anotó así su mayor alza porcentual diaria (0,86%) en 15 meses. ¿La razón? De acuerdo con el Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank, los factores son básicamente externos.

PRIMERO. En su última reunión, la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés) redujo de cuatro a dos las posibles alzas de sus tasas referenciales para este año, adoptando una posición monetaria más suave respecto de su reunión de diciembre pasado. Ahora, apunta a una convergencia más lenta de la inflación hacia su meta de largo plazo (2%).

Sobre este escenario, el Banco Central peruano adelantó que el índice del dólar alcanzaría su mayor valor un mes después de que la Fed suba su tasa. Este patrón se habría cumplido. La FED elevó su tasa en diciembre pasado, y el valor del dólar, medido por el índice DXY, alcanzó su mayor valor a fines de enero (100.51 puntos).

"De lo anterior se desprende que cabría esperar cierta debilidad del dólar en adelante", asegura el jefe de Economía Monetaria de Scotiabank, Mario Guerrero.


SEGUNDO. De igual forma, en su último reporte de inflación, el Banco Central de Reserva (BCR) ha reducido su expectativa de crecimiento mundial de 3,4% a 3,3% para este año, por un menor crecimiento de las economías desarrolladas, en particular en EE.UU. Asimismo, recientemente han sido visibles los esfuerzos de los bancos centrales de Europa, Japón, e incluso China, por implementar medidas de estímulo monetario para apuntalar sus economías.

Este es un contexto complicado para que la FED continúe con su proceso de normalización monetaria –y con ello, que el billete verde se fortalezca-, al menos al ritmo inicialmente previsto (hubo proyecciones de hasta S/ 3,70 para el cierre del año).

Es más, estas medidas han reducido la aversión al riesgo hacia las materias primas y mercados emergentes, impulsando al alza los precios del petróleo y metales, incluyendo monedas de economías emergentes. 

TERCERO. Tras casi tres años de presiones alcistas sobre el dólar, cuyos efectos han contaminado las expectativas inflacionarias, el BCR buscaría tomar ventaja de esta reversión en el tipo de cambio para anclar las expectativas de inflación dentro del rango meta, factor clave de la política monetaria pues pese a haber elevado su tasa en los últimos seis meses, al pasar de 3,25% a 4,25%, los precios al consumidor se mantienen altos.

¿Cuánto durará esta tendencia hacia la disminución del tipo de cambio? De acuerdo con Guerrero, es difícil precisar la duración de esta reversión. “En los próximos días habrá un aumento de la demanda de soles vinculada al inicio del periodo de regularización del impuesto a la renta (que se extiende del 23 de marzo al 8 de abril), lo cual presionaría el billete verde hacia la bajaNo obstante, en lo que resta de marzo y durante abril se esperan significativos vencimientos de contratos swaps, los cuales en la práctica podrían presionar el tipo de cambio al alza”, anotó. Es decir, en los próximos días viviremos un periodo de volatilidad.

Disipados estos últimos escenarios, así como conocidos los resultados de las elecciones generales, el panorama será más claro, refiere Soctiabank. “Luego de estos desarrollos tendremos un panorama más claro para revisar nuestra proyección de tipo de cambio de S/.3,55 para fin de año, la que por el momento tiene un sesgo hacia la baja”, finaliza el economista.