Foto: Andina.

Tras la expansión moderada que en enero registro la actividad productiva nacional (3,4%), para febrero se prevé que recobre un mayor dinamismo, debido a la aceleración de la demanda de electricidad, que en el segundo mes del año creció 16%, y a la recuperación de la actividad constructora, indicó el analista del BBVA Research, Francisco Grippa.

De acuerdo con el economista, los indicadores adelantados revelan una aceleración en la producción de electricidad, impulsada  tanto por las empresas mineras como las no mineras. En cuanto el sector Construcción, que cayó 2,67% en enero, volvería a terreno positivo en febrero.

De hecho, la recuperación de la construcción también incidirá favorablemente sobre las ramas industriales que se orientan a atender la demanda de este sector, reflejando así la fuerte expansión de la inversión pública, en particular la de los gobiernos subnacionales, así como el aumento del consumo interno de cemento. 

Por el contrario, la veda de anchoveta, algo usual en febrero, probablemente contenga el fuerte impulso que venía dándole la actividad Pesca al Producto Bruto Interno (PBI), tanto directamente como a través de la Manufactura primaria (elaboración de harina y aceite de pescado). 

A esto se sumará la contracción en 14% en la producción de hidrocarburos que anunció Perúpetro, la cual está vinculada, en buena parte, con la paralización temporal de las actividades del lote petrolero 192 (por el daño que sufrió el Oleoducto Norperuano). Esto incidirá en el mismo sentido sobre la Manufactura primaria (refinación de hidrocarburos).

Con estos indicadores disponibles y tomando en cuenta que en febrero de este año se tiene un día calendario adicional (2016 es un año bisiesto), el BBVA estima de manera preliminar que el crecimiento del PBI en febrero habría sido cercano al 6%.