Foto: PODER/Javier García-Rosell.
Si Alfredo Barnechea disputará la segunda vuelta con la candidata de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, aún no lo sabemos. Los hechos de las últimas semanas demuestran que en nuestro país todo puede pasar a menos de un mes de las elecciones generales. Por lo pronto, las encuestas de intención de un voto lo ubican entre el tercer y cuarto lugar, muy cerca de la candidata de Frente Amplio, Verónika Mendoza, aunque con mayores posibilidades de seguir subiendo en las preferencias. ¿Qué hará de llegar a la presidencia? Aquí solo un extracto de lo que nos comentó. La revista ya está a la venta en quioscos y supermercados.

¿Qué ideas o intereses concretos sientes que tendrás que doblegar de llegar a la presidencia?
Creo que lo principal es esa resistencia intelectual que repite clichés y que no es capaz de imaginar cosas. Esa élite empresarial es probablemente la élite más acomodaticia al poder que yo conozco en América Latina. Yo creo que las grandes mayorías de este país quieren un cambio y eso tiene más poder que la élite. Creo también que las empresas extranjeras de materias primas están acostumbradas a estas negociaciones y van a ser mucho más flexibles que los opinólogos. Voy a crear equipos de negociación de talla mundial. Lo que estamos planteando es una justicia elemental sobre empresas que operan en todos los países del mundo.
Vas a tocar intereses con mucha influencia en los medios.
Por supuesto. Yo ya me he enfrentado sin poder a toda esa gente en esta campaña. Con el poder, lo podría hacer con mucha más facilidad. Me he enfrentado porque no tengo ningún compromiso con el poder ni con los ricos, ni con la casta política. Mira, un tema más. Lo de las AFP es una vergüenza. En un país normal con instituciones sólidas, ¿dónde estarían muchos de sus ejecutivos? ¿Tuvieron o no tuvieron acceso a información privilegiada? El otro caso es el de las tasas de interés, que no guardan proporción con nada. Sin embargo, existe una ley orgánica del Banco Central de Reserva que no solo les permitiría sino casi les exigiría intervenir en eso. Me parece que eso es usura y abuso con los ciudadanos. El principal problema es el desmantelamiento del Estado y la captura de las decisiones públicas.