Foto: difusión.
El desempeño comercial de China en febrero resultó peor a lo esperado por los economistas. Las exportaciones cayeron un 25,4% frente al mismo mes del año previo, mientras que las importaciones bajaron un 13,8% en términos denominados en dólares, según cifras oficiales.

De acuerdo con la agencia Reuters, no se registraba un descenso de los envíos de esa magnitud desde mayo de 2009. Esto dejó a la segunda mayor economía mundial, con un superávit comercial de US$ 32.590 millones en el mes, detalló el martes la Administración General de Aduanas.

Los analistas habían proyectado retrocesos del orden de 12,5% para las exportaciones, y del 10% para las importaciones.

Si se contabiliza en yuanes, la caída de las exportaciones chinas es del orden del 20,6% anual en febrero, mientras que el debilitamiento de las importaciones llega a 8%, lo que dejó un superávit comercial de 209.500 millones de yuanes.

Después de incumplir sus objetivos comerciales en varias ocasiones en los últimos años, China no ha dado una meta específica para el crecimiento del comercio en el 2016, lo que refleja la profunda incertidumbre sobre el estado de la demanda mundial.

Las cifras comerciales pueden estar distorsionadas por los feriados del Año Nuevo Lunar que comenzaron el 7 de febrero y se extendieron por una semana, según los analistas. Muchos negocios cierran durante ese período o reducen drásticamente sus operaciones.

El Ministro de Comercio de China, Gao Hucheng, dijo el mes pasado que confiaba en que las condiciones comerciales de China podrían estabilizarse y mejorar en el 2016. Pekín fijó un objetivo de crecimiento de la economía china de un 6,5% a un 7% para este año.

El gobierno del gigante asiático ha reconocido que enfrenta una dura batalla para mantener la economía creciendo al menos un 6,5% en los próximos cinco años, mientras lucha por crear más puestos de trabajo y reestructurar las empresas estatales.