Foto: Fox News.
La economía brasileña, la más grande de Sudamérica, sufrió una fuerte contracción en el 2015, debido  que las empresas recortaron sus planes de inversión y despidieron a más de 1,5 millones de empleados, según cifras oficiales difundidas este jueves.

El Producto Bruto Interno (PBI) de la nación carioca retrocedió un 3,8% durante el año pasado, lo que podría significar la mayor recesión en la historia del país, informó la agencia de estadísticas del Gobierno IBGE.

Se trata del declive del PBI anual más bajo registrado por Brasil desde 1990, cuando su economía enfrentaba una hiperinflación y los efectos de una moratoria en el pago de la deuda.

La ruptura de una importante represa de relaves y la mayor huelga petrolera en 20 años ocurridos durante el cuatro trimestre del 2015 influyeron en el magro desempeño del país tropical. 

Ambos factores impactaron sobre una economía ya debilitada por una crisis política paralizante, las alzas de la inflación y las tasas de interés, así como una fuerte caída en el precio de las exportaciones de materias primas.

De esta forma, Brasil tuvo en en el 2015 el ritmo de crecimiento económico más bajo en todos los países del G-20 y una de las mayores tasas de inflación (10,7%).

Los analistas prevén que la recesión continuaría en el 2016 con otra contracción económica de más del 3%, con lo que se registraría el retroceso más prolongado y profundo desde que comenzaron los registros en 1901.