Foto: Andina.
Tras el derrame de petróleo, ocurrido el 25 de enero en Chiriaco, el Poder Ejecutivo emitió este jueves un decreto supremo mediante el cual declara en estado de emergencia a 10 localidades del distrito de Imaza, en el provincia de Bagua, Amazonas, que se han visto afectadas por el vertimiento  de aproximadamente 3,000 barriles de crudo.

Chiriaco, Chipe, Villa Hermosa, Inayo, Wachins, Nazareth, Pakun, Wachapea, Nuevo Progreso y Samaren son los centros poblados en los que por un lapso de 60 días se acatará la medida, luego del desastre ambiental que por una presunta negligencia tuvo lugar a la altura del Km. 441 del Oleoducto Norperuano, operado por la empresa estatal Petroperú.

Según detalló la norma legal, las intensas lluvias en la zona de los últimos días han incrementado el caudal de los ríos y producido el colapso de las barreras de contención donde se acumulaba el petróleo para su recuperación, ocasionando que aproximadamente 10 barriles fueran arrastrados por las aguas de la quebrada hacia el río Chiriaco, y de este punto hacia al río Marañón.

“Esto, a su vez, ha ocasionado daños en la salud de la población y sus medios de vida, en varias localidades del distrito de Imaza”, anotó.

Ante esta situación, el decreto dispone acciones inmediatas a ejecutar para la rehabilitación en las zonas afectadas. Se ordena su ejecución al gobierno regional de Amazonas, la municipalidad provincial de Bagua y la municipalidad distrital de Imaza, en apoyo con los distintos ministerios, con el fin de que lleven a cabo “acciones inmediatas y necesarias de respuesta y rehabilitación de las zonas afectadas”.