Foto: Andina.
Durante enero, el ritmo de colocación de los créditos a las personas por parte de las entidades del sistema financiero aumentó 11,4%, frente al mismo mes del año pasado. Si bien es un avance superior al crecimiento que actualmente experimentan los préstamos a las empresas (8,4%), es ligeramente inferior al registrado en diciembre del 2015 (11,8%).

Esta tendencia decreciente, de acuerdo con información del Banco Central de Reserva (BCR), es más evidente en la colocación de préstamos de consumo, cuya expansión en el primer mes del año fue de 13,7%, mientras que en diciembre del 2015 se incrementaba a una tasa anual de 14,3%.

En cuanto al financiamiento para la adquisición de viviendas, las solicitudes por parte de las familias aumentaron 8,4% en enero, cuando en diciembre del 2015 iban a un ritmo de 8,5%.

Pese a este panorama, el BCR aseguró que en términos reales el crédito de consumo viene creciendo 8,7%, ritmo anual superior al del crecimiento del PBI (alrededor de 3%).

La desaceleración de la economía y las medidas tomadas por el propio ente emisor para desalentar el endeudamiento en dólares y amortiguar la inflación comienzan a afectar a este sector.