Foto: EFE.
Al igual que la economía peruana, Chile también está sufriendo el impacto de la caída del precio del cobre, materia prima de la que es su mayor productor mundial.  Este lunes, el Gobierno del vecino país del sur anunció un recorte de US$ 540 millones, monto equivalente al 1% del presupuesto nacional del 2016.

La economía chilena ha visto disminuidos sus ingresos por un desplome en el valor mundial del metal rojo más profundo de lo previsto, junto con un entorno económico global también más adverso. Pese a ello, la gestión de la presidenta Michelle Bachelet aseguró que no tocará los programas sociales.

“La presidenta (Bachelet) nos ha instruido que realicemos un ajuste”, anunció el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, al final de un Consejo de Gabinete. El recorte es equivalente a una rebaja del 1% del presupuesto fiscal aprobado por el Congreso chileno, en el que se estimaba una expansión del gasto público de un 4,4%.

Esto debido a que el presupuesto fue elaborado bajo una proyección del valor internacional del cobre de 2.98 dólares por libra, la que fue corregida a 2.57 dólares por libra, en medio de un escenario de desaceleración de la economía China, la mayor compradora mundial del metal. 

La revisión a la baja de la estimación del precio del cobre significa una pérdida de ingresos de 1% del Producto Bruto Interno (PBI), que será compensada por una mejor recaudación fiscal equivalente a un 0,7% del PBI tras la implementación de una reforma tributaria, explicó el ministro.

"Es un ajuste moderado, que nos permite proteger el gasto que a la gente más le impacta, que es el gasto social", aseguró el funcionario.