Foto: EFE.
Una comitiva integrada por altos ejecutivos del consorcio de cuatro compañías, Eeac Syndicate, llegaría esta semana a Perú para continuar con su evaluación de los activos de Doe Run, conformado por el Complejo Metalúrgico de La Oroya y la mina Cobriza.

Así, mientras los acreedores de la minero-metalúrgica buscan consenso para el nuevo convenio de liquidación, el citado consorcio interesado en adquirir la empresa intensifica sus gestiones para hacerse de la operación de cobre peruano.

En esta ocasión, llegarían ejecutivos de mayor nivel, chinos y australianos, las nacionalidades que estarían detrás del consorcio que pretende adquirir Doe Run, según información del diario El Comercio.

Por el momento, el administrador concursal de la operación habría decidido apresurar el cierre de la mina Cobriza, debido a problemas técnicos con la relavera. Según los acreedores laborales, ello significaría el despido de 600 trabajadores, por lo que votarían en contra de la ratificación del liquidador.