Foto: EFE.
SHÁNGAI (Reuters).- Desde China, donde hoy se reúnen representantes de las economías más grandes del mundo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pidió que se aceleren el ritmo de las reformas para impulsar el ritmo del crecimiento económico global, afectado por el descenso del comercio y la menor inversión.

En el encuentro, que tendrá lugar todo el fin de semana, participan los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del Grupo de los 20 (G20), quienes analizarán las perspectivas más débiles de expansión mundial.

“Las perspectivas de crecimiento global siguen empañadas en el corto plazo, en momentos en que las economías de mercados emergentes pierden impulso, el argumento a favor de las reformas estructurales sigue siendo fuerte para impulsar de forma sostenible la productividad y la creación de empleo”,  afirmó el jefe de la OCDE, Ángel Gurría.

Justamente, la OCDE tiene una tarea de seguimiento de las reformas en el G20 para ayudar al grupo a cumplir su compromiso del 2014 de elevar el crecimiento económico global en dos puntos porcentuales para el 2018, mediante una serie de ajustes estructurales coordinados, meta que no se está cumpliendo.

Todos los países del G20 se comprometieron a entregar unas 800 reformas en total, pero su aplicación ha sido deficiente, advirtió Gurría. "Este es el momento en el que tenemos que acelerar la reforma, pero hay una desaceleración de ella. El problema es que incluso el 2% que acordamos no está sucediendo” dijo Gurría. "Eso es algo que preocupa mucho", agregó.

Según detalló, el avance de las reformas era generalmente mayor en los países del sur de Europa como Italia y España, que entre los países del norte del viejo continente. Fuera de Europa, las reformas han sido lideradas por Japón, China, India y México.