Zúrich, día D-1:

08:00 am: Las redadas de mayo y diciembre del 2015 en el Hotel Baur Au Lac frente al lago Zúrich deben haber dejado a muchos nerviosos por aquí. Esta mañana, con una nieve ligera como persistente acompañante, se encuentran apostados varios agentes de seguridad como precaución ante una posible intervención policial y el subsecuente asedio de la prensa.

09:15 am: A la hora del desayuno y cuando ya era evidente que una tercera redada no se produciría, todos en esta ciudad empiezan a hablar de las elecciones de mañana y del hombre que intentará sacar a FIFA del túnel institucional en el que actualmente se halla envuelto. Y a medida que avanzaba el día, el nombre del jeque Salman de Bahrein es el que empieza a sonar más fuerte.

(Salman Ibrahim Al-Khalifa es un miembro de la familia real de Bahrein y actual presidente de la Confederación Asiática de Fútbol, cargo que asumió en el 2013. Hoy, él y su principal contendor, el ex secretario general de UEFA Gianni Infantino, se dedicaron a visitar los hoteles donde se celebraron las reuniones de las confederaciones, intentando convencer y ganar votos de última hora)

10:30 am: Reunión de CONCACAF en el Hotel Renassaince, seguida por la de Oceanía. Se confirma que CONCACAF no votará en bloque. Inicialmente se había sugerido que apoyaría la candidatura de Infantino. Primera batalla del día ganada por el jeque Salman. 

11:45 am: Las naciones de Oceanía tampoco anuncian el apoyo que se esperaba recibiría Infantino en bloque. El periodista Richard Conway de la BBC —calvicie prematura, lentes de Woody Allen— dice a quien quiera escucharlo en el lobby del hotel que ahora hay que llamarlos los "no alineados". Con África y Asia en el bolsillo, el jeque solo tiene que conquistar a algunas ovejas descarriadas de Conmebol o UEFA para tener el triunfo a la vuelta de la esquina

1:10 pm. Luego de un generoso almuerzo con mi gran amigo Mariano Ramírez —peruano que vive en Suiza hace once años— abordo un tranvía desde el centro hasta el Swissotel, donde se realizarán las reuniones de Conmebol y UEFA, dos de los bastiones de Infantino. (Por cierto. todavía no me ha tocado un tranvía que no pase exactamente  a la hora que está estipulada en el itinerario. No en vano esta gente se dedica a la relojería) 

1:45 pm. Como lo había anunciado anoche, tenía la intención de apostarme en el lobby del Swissotel, no muy lejos del Hallenstadion donde se llevarán a cabo las elecciones de mañana, con la idea de poder tomarle el pulso a algún dirigente de Conmebol sobre la aparente deserción de Brasil en el supuesto respaldo de Sudamérica a Infantino. Hay más prensa que huéspedes en el lugar, sin embargo. Todos esperan la salida de Salman e Infantino quienes están en la reunión de la UEFA.

2:50 pm: Sale Salman a la carrera y se arma el pandemonio en el lobby del Swissotel. Un periodista le pregunta "¿Qué nos dice de los rumores de que usted sería arrestado hoy?". El jeque sonríe, se le ve con más aplomo que en días anteriores. Desde el otro lado de la ciudad, el presidente de la federación de Zimbabwe anuncia que África ha decidido votar en bloque. No dice por quién, pero todos sospechamos que se trata del jeque Salman.

4:05 pm. No hay señales de vida de Conmebol ni de sus dirigentes. Ni en el lobby, ni el el lounge, ni en las ventanas de los cuartos que me asomo a mirar desde la calle desafiando a la lluvia helada que ha reemplazado a la nieve matutina. Sale Gianni Infantino a un trote aún más ágil que el de Salman. Un periodista de ESPN conversa con Jean Francois Tanda, periodista suizo que investiga a FIFA desde hace quince años y le cuenta: 

—El voto de Brasil es del jeque. Pero hoy él no habló directamente con el resto de sudamericanos. Mandó dos chicas con regalos, perfumes y flores, las chicas les dijeron que su jefe solicitaba que consideraran votar por él. 

—¿Perfumes y flores? —pregunté yo incrédulo.

—Mira vos que sí.

5:45 pm.  Todavía quedan algunos periodistas en el lobby del Swissotel. Pero casi todos convienen en que el saldo del día ha sido favorable a Salman. Con Asia (46 miembros) y África (54 miembros) aparentemente en el bolsillo, no le alcanza al jeque de Bahrain para ganar en primera vuelta (se necesitan 2/3 del total de 209 votos) pero esto constituiría una ventaja inalcanzable para Infantino. Aún así, el escenario más complicado para el suizo de origen italiano está en los votos golondrinos de Concacaf (40 miembros) y Conmebol (10 miembros).

6:30 pm.  Con la batería de mi celular a punto de expirar, chequeo por última vez la pantalla con la esperanza de encontrar respuesta a la pregunta de por quién votará Perú y Edwin Oviedo. Es hora de emprender la retirada: las gaseosas de 350 ml cuestan 5 francos suizos en este lugar (unos 15 soles) y casi todos están arriando banderas hasta mañana, día D en que FIFA quiere empezar a enmendar el rumbo. Mañana se lo contaremos desde Zúrich, donde ya cayó la noche.