Fuente: The Economist

La prestigiosa revista inglesa The Economist, en su columna sobre asuntos latinoamericanos, comentó el caso de la candidatura de Julio Guzmán, hoy en el limbo.

Dicha publicación señaló que el Pleno del Jurado Nacional de Elecciones “en su mayoría mostró un legalismo quisquilloso, dándole más importancia a regulación secundaria que al derecho constitucional de Guzmán a candidatear a la presidencia y al derecho de la gente a elegir a quién deseen para el cargo —la esencia de la democracia—. 

The Economist continúa: “La decisión es cuestionable. Los dos magistrados [de cinco] que dieron voto en minoría señalan que Todos por el Perú, posteriormente, llevó a cabo una asamblea que convalidó la elección de Guzmán como candidato y nadie se quejó”.

“La ausencia de partidos políticos es la causa y consecuencia del desprecio que los peruanos muestran por sus políticos. Inyecta incertidumbre a las elecciones y explica cómo es que Julio Guzmán pudo aparecer de la nada”, analiza.

La revista concluye señalando que “es irónico que el único partido semi serio que existe sea el de Keiko Fujimori, cuyo padre desdeñó a las organizaciones políticas cuando gobernó como un autócrata durante los noventas. Para darle crédito, ella ha sido más firme que otros candidatos en defender el derecho de Guzmán a ser candidato a la presidencia”.