Foto: EFE.
MADRID (Agencias).- La economía griega entró nuevamente en recesión en el 2015, tras dos años de una incipiente estabilidad, en un periodo marcado por turbulencias, en medio de la negociación del tercer rescate de sus finanzas públicas y el llamado corralito. 

El Producto Bruto Interno (PBI) del país heleno se contrajo un 1,9% interanual entre octubre y diciembre y encadena ya dos trimestres consecutivos en negativo, el periodo mínimo para considerar que una economía está en terreno recesivo. 

En términos intertrimestrales, la economía del país mediterráneo se contrajo un 0,6% en el tramo final del año -ligeramente menos de lo que se preveía- tras caer un 1,4% entre julio y septiembre, según las cifras publicadas por la agencia estadística comunitaria Eurostat, refirió el diario El País.

La economía griega es la más golpeada de Europa desde el inicio de la Gran Recesión. Su PBI ha perdido más de la cuarta parte de su valor desde el 2008. En tanto, en los últimos ocho años, el desempleo se ha disparado hasta el 26,5%, la cifra más alta de toda la Unión Europea (UE). Solo el desempleo juvenil supera el 50%.

Para el jefe del Departamento de Europa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Poul Thomsen, el país enfrentará nuevamente los temores sobre su salida de la zona euro si el gobierno y los acreedores europeos no acuerden un plan creíble para hacer sostenible la deuda griega.

La Comisión Europea ha pronosticado que la economía griega se contraerá 0,7% en el 2016. Recién en el 2017, crecería 2,7%.