Foto: EFE.
BEIJING (Agencias).- Atrás quedaron las épocas de expansión robusta a dos dígitos. China, el segundo mayor comprador de las exportaciones peruanas, estableció una proyección de crecimiento de 6,5% a 7% para el 2016, pero los esfuerzos para reducir el exceso de capacidad podrían aumentar el desempleo en algunas provincias, según reconoció este miércoles un funcionario del máximo organismo de planificación económica del país.

Xu Shaoshi, presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, dijo en conferencia de prensa que la presión a la baja sobre la segunda economía más grande del mundo se mantendría durante el presente año.

Las inversiones de China ahora se centran en enmendar los puntos débiles y ajustes estructurales, incluyendo infraestructura en las regiones del centro y oeste, y en los sectores de educación y salud, anotó Xu.

EMPLEO EN RIESGO
Los intentos de Pekín por frenar la sobrecapacidad incrementarán el desempleo en las provincias con alta producción de acero y carbón, admitió el funcionario.

Mantener el desempleo bajo es una prioridad política para el Gobierno chino, obsesionado con la estabilidad, pero la tarea es cada vez más difícil debido al débil crecimiento.

Los gobiernos locales empezaron a hacer frente a un exceso de capacidad en el 2013, por lo que son conscientes de los problemas que surgen, como el desempleo, una acumulación de la deuda de las empresas y de los préstamos bancarios.

“Ahora los problemas son peores de lo que eran hace dos años, pero el Gobierno tiene la capacidad de enfrentarlos”, aseguró Xu.

Sin embargo, no dio más detalles sobre qué tipo de políticas aplicará Pekín y los gobiernos locales para combatir el aumento del desempleo como consecuencia de los intentos por frenar el exceso de capacidad.