Foto: Andina.
El Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES) reunió a expertos de la academia nacional y entidades internacionales para establecer una especie de hoja de ruta de las reformas pendientes que deberá enfrentar el próximo Gobierno. Aquí un apretado resumen:

1. Los retos en productividad y competitividad

El debate electoral se ha centrado en propuestas para reactivar el crecimiento económico y lograr tasas de expansión por encima del 4% o llegar al 8%, como años atrás, pero para lograrlo se necesita elevar la productividad y ello requiere una combinación de políticas, cuya implementación va más allá del horizonte de cinco años, indica Álvaro Quijandría del Banco Mundial.

¿A dónde deben apuntar esas políticas? A la eliminación de barreras burocráticas, las cuales siguen concentrándose en las municipalidades y los gobiernos regionales; así como a la flexibilización del mercado laboral. “A nadie le gusta hablar de flexibilización, pero es necesario porque hay temas regulatorios que son lastres y obstáculos para la productividad”, anotó.

Otro aspecto importante es la inversión del Estado en innovación. De acuerdo con Mario Tello, de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), la lógica hasta el momento ha sido explotar recursos y eso (en contextos como el actual) tiene sus limitaciones. Por su parte, Martín Vegas, también de la PUCP, subraya que para lograr productividad se requiere seguir mejorando en educación. Solo así se cerrarán las brechas actuales entre la educación rural y la urbana.

2. Los retos en política económica

Si la meta del Perú es ingresar al Organismo para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el club de los países ricos, el siguiente gobierno no puede seguir aplicando políticas de equilibrio parcial, debe mirar el largo plazo, sostiene Viviana Caro, representante del BID en el Perú.

El mayor desafío para la nueva gestión será “el nuevo normal” de la economía global, con bajo crecimiento que afectará la demanda interna, el consumo y la inversión local. ¿Cómo crecer en este contexto? Además de elevar la productividad, lo que requerirá disminuir la informalidad, hay que modernizar el Estado y fortalecer la sostenibilidad del desarrollo económico del país. Esto último implica políticas de adaptación y resiliencia al cambio climático, así como nuevas formas de producir y vivir.

3. Los retos de la reforma del Estado

Si bien durante el 2016, se prevé que nuestro país ostentará la tasa de crecimiento más alta de la región (3,3%, según el FMI), urge implementar reformas para atender a la clase media que cada vez demanda del Estado mejores servicios. “Hay un divorcio entre Estado como proveedor y ciudadano como demandante”, anota Eleonora Silva, representante de la Cooperación Andina de Fomento (CAF) en el Perú.

La funcionaria plantea: desarrollar una burocracia de calidad (que solo se logra con educación de calidad) e institucionalizar un sistema de compras públicas transparente y eficiente, así como un sistema de monitoreo y evaluación.