Foto: bolsamania.com
Los precios del petróleo experimentaron un nuevo declive el miércoles, luego de que se reportara un incremento en los inventarios semanales en Estados Unidos, situación que alimentó el pesimismo ante el mayor suministro global y llevó, nuevamente, a que la cotización se acercara a su nivel más bajo en 12 años.

Según reportó la agencia Reuters, a las 1647 GMT, el valor referencial del crudo Brent bajaba 32 centavos, a 30,54 dólares por barril; mientras que el West Texas Intermediate de Estados Unidos cedía 3 centavos, a 30,46 dólares por barril, recuperándose así de la caída del martes, cuando se ubicó por debajo de los 30 dólares.

Previamente, al inicio de la sesión en los mercados bursátiles de Londres y EEUU, los precios lograron ligeros repuntes tras ocho días de fuertes descensos. Sin embargo, luego que la Administración de Información de Energía (EIA) informara que los inventarios de petróleo en la mayor economía mundial subieron en 234.000 barriles la semana pasada, se registraron pérdidas.

Las dudas sobre la situación económica de China y las tensiones entre Arabia Saudita, principal exportador de petróleo, e Irán han llevado al crudo a cotizar en mínimosY ya hay analistas y entidades como Morgan Stanley que han advertido que su valor podría caer hasta los 20 dólares si continua el fortalecimiento del dólar.

SEGUIRÁ A LA BAJA
Por lo pronto, la EIA ha publicado hoy un informe en el que prevé que el precio del petróleo Brent, de referencia en Europa, se situará alrededor de los 40 dólares por barril en el 2016 y aumentará a 50 dólares en el 2017.

Respecto al barril de petróleo Texas, de referencia en EEUU, la citada entidad estima que su cotización se ubicará por debajo del Brent, en unos dos dólares durante el 2016 y en unos tres dólares menos durante el próximo año.

La agencia estadounidense también sostiene que por el momento continúa una “gran incertidumbre” en las previsiones sobre esta materia prima, aunque considera que durante el presente año su valor continuará siendo “bajo” como consecuencia de un exceso de oferta, por el que se aumentará la cantidad de petróleo almacenado.

Durante el 2015, las existencias en todo el mundo aumentaron en 1,9 millones de barriles diarios, lo que supone el segundo año consecutivo en el que aumentan las existencias de crudo.