Foto: EFE
Los precios del petróleo volvieron a derrumbarse hoy y tocaron mínimos de US$32 el barril, situándose así en niveles que no se habían vistos en más de una década, influenciados por el derrumbe de las acciones chinas, que inquietaba a los mercados bursátiles en el mundo y avivaba las preocupaciones por el exceso de suministros globales.

Según indicó la agencia Reuters, los precios del crudo han perdido casi un 70% desde que empezó el declive general del mercado en junio del 2014, lo que ha tenido un fuerte impacto en las compañías de energía y en los gobiernos que dependen de los ingresos por la venta de esta materia prima.

El petróleo referencial Brent cayó más de 5% en el día, a un mínimo de US$32,16, nivel que no se había visto desde abril del 2004, antes de recortar algunas pérdidas. A las 1230 GMT, se recuperó y subió a US$33,07 por barril.

En tanto, los futuros del crudo en Estados Unidos también se desplomaron más de 5% hasta un piso de US$32,10 por barril, su menor nivel desde fines del 2003, pero luego repuntó a US$32,72.

“La percepción negativa está afectando las expectativas sobre la demanda, el crecimiento se está ralentizando en China y se ha producido una reacción al aumento de los inventarios de gasolina estadounidenses (reportado el miércoles). Esto se refleja en los precios”, explicó a Reuters el economista senior de ABN Amro en Ámsterdam, Hans van Clee.

El mercado del petróleo también se vio afectado este jueves por los reportes de violencia en Oriente Medio y el norte de África. Al menos 65 personas murieron cuando un camión bomba estalló en un centro de entrenamiento policial de la ciudad libia de Zliten.